Acto1
Acto 2
Acto 3
Acto 4
Conclusión

BABYLON 5: LA 6 TEMPORADA VIRTUAL

EL PRECIO DE LA LIBERTAD

EPISODIO 2: EL ESPECTRO DEL FUEGO

ESCRITO POR G. GOLDINGAY

TRADUCIDO POR ÁNGELES EMA

 

PRESENTANDO A:

VICTOR ARMITAGE como Shival
MICHAEL A. FREDERIC como  Adam Corwin
MEGAN STONEHOUSE como Sheylaht
JAMES FRICKE como Colvhar
PIERRE LACROIX como Alain Vedrou


INTRODUCCIÓN:  

Estación Espacial de la Alianza Interestelar Babylon 5; Control y Mando.27 ENERO, 2263, 7:50 Estándar

La luz de las estrellas se reflejaba en unos ojos. Y la sonrisa que acompañaba a esos ojos era absolutamente auténticos.

El Teniente David Corwin contemplaba el panorama que tenía delante, las estrellas siempre en rotación del cuadrante Epsilon. Era una visión de la que nunca se cansaría, mientras viviera ...y el lugar por donde él caminaba, pocos habían osado pisarlo; y esos pocos que lo habían hecho, se habían convertido en famosos,  o eran considerados infames, dependiendo de con quién hablaras o a quién conocieras.

Pero él había sido paciente, y finalmente, su paciencia había sido premiada. El año anterior, había alcanzado el puesto que tan sólo otros dos oficiales habían logrado antes que él, y mientras que el destino del primero quizá nunca se conociera (al menos no él), los logros del segundo, al menos en su opinión, nunca serían olvidados.

Susan Ivanova... ahora Capitana de uno de los primeros destructores de Clase Warlock. Y el puesto era, por supuesto, el de Primer Oficial de una estación que probablemente aparecería en los libros de historia como la que alteró el status quo más que cualquier otra instalación que la Tierra nunca hubiese construido.

Babylon 5. Enseguida, los ojos de Corwin viajaron hasta los técnicos sentados en el nivel inferior; hubo un tiempo, no tantos años atrás, en que él trabajó en ese puesto, sirviendo las necesidades de aquellos al mando. Y luego un tiempo, algo después, en que decidió, contra lo que se esperaba de él, quedarse junto al Capitán Sheridan, cuando la estación se separó de la Tierra.

Al recordar eso su sonrisa se desvaneció; teniéndolo todo en cuenta, entre todos los ataques, la estación había sobrevivido a los últimos seis años, y después de escapar por los pelos de los Vorlon y las Sombras, hacía dos años, era increíble que él y los demás hubiesen conseguido salir con vida y pudieran ahora estar haciendo lo que hacían, ... increíble realmente.

Pero no iba a pelearse con la providencia por ese motivo; hacer demasiadas preguntas, tal como él había aprendido, normalmente te metía en más problemas de los que pudieras querer o necesitar... había aprendido eso a las malas.

Sobre todo cuando por ahora las cosas parecían estar demasiado tranquilas. 

Corwin suspiró; tal como iban las cosas por allí, eso normalmente quería decir que los problemas les esperaban a la vuelta de la esquina.

“... Señor...SEÑOR.”

De repente volvió al aquí y ahora; algo estaba pasando. Vaya sorpresa….  “Informe”.

“Está llegando un mensaje para usted en frecuencias standard desde espacio Terrestre, señor.  ¿Quiere verlo en la estación principal o en otra parte?”

Corwin frunció el ceño. Un mensaje desde espacio Terrestre justo después de que papá y mamá pasaran por allí por Navidades podía perfectamente decir que venían malas noticias... lo cual era raro, ya que las cosas en casa parecía que estaban bien después de la última vez que habló con ellos....

Pero de todos modos, no podía irse de C&C por mucho tiempo, aunque, ya que no había nadie más de servicio a quién decírselo... “No, creo que recibiré el mensaje al despacho del Capitán.”  “¿Qué había de malo en eso?... la Capitana no estaba de servicio todavía después de todo.   

“Entendido, señor; desviándolo ahora.”

Unos segundos después estaba encerrado en el despacho, pensando en la naturaleza de qué posible crisis habría azotado a sus padres, cuando de repente se dio cuenta de que la crisis que esperaba no era la crisis que realmente tenía. Cayó en la cuenta y se rió cuando una cara con barba apareció en la pantalla... una cara que no había visto desde que fue destinado a la estación. Y, si lo pensaba bien, era una cara que casi había deseado no ver nunca más.

“Adam; ¿A qué debo este... placer?”
“Eh.. herma..!...¿Cómo van las cosas?”

“He estado un poco ocupado últimamente, los últimos cinco años, Adam... ¿quizá te hayas dado cuenta?”

“Sí, seguramente no has cambiado, David... siempre tienes que ser el bueno de la familia. Pero ¿por qué esperaba que ibas a cambiar? ...naa.. olvida que he hecho esa pregunta. Mira, lo pasado pasado está; dijimos algunas cosas en el pasado que no deberíamos habernos dicho, pero eso fue entonces, y esto es ahora..”

“No es tan sencillo, Adam, y tú lo sabes.”

“Bueno, Papá y Mamá dijeron que tenía que intentarlo, ¿de acuerdo?” le respondió el otro Corwin. “Para empezar, quizá te pueda explicar con rapidez lo que la “oveja negra” de la familia ha estado haciendo últimamente desde que a ti te destinaron al último rincón... bueno, si no te importa. Puede que te alegre oír que por fin salí de la universidad con la carrera de tecnología espacial...”

“Ah; bueno, supongo que debo felicitarte.”

Pero deja que vaya al grano; con todo el dinero que he ganado, después de casi perder el culo ayudando a construir esos satélites, creía que sería agradable para mi visitar a mi hermano, allá en Babylon 5, y aclarar algunos de los rumores que he estado oyendo sobre tu estación, ahora que por fin puedo permitirme hacer el viaje. Después de todo, los programas y  debates que he visto en la ISN en los últimos años han pintado imágenes muy diferentes sobre el lugar, herm...”

“Había… una razón para eso, Adam, si has estado prestando atención...”

“Sí, bueno, ahí es donde entras tú. ¡Me temo! Verás, no estoy seguro de qué creo, y seguro que no me creo algunas de las cosas más extravagantes que he oído sobre Babylon 5 ... como, las guerras con poderes cuasi-divinos y razas más antiguas que la humanidad..¡Dame un respiro! Sabes, estoy deseando oír la verdad sobre Babylon 5... y.. intenta no ponérmelo muy complicado, ¿vale?

Vale. Genial. “Y… ¿a qué distancia estás de Babylon 5 en este momento?”

El otro Corwin se encogió de hombros. “Ese es el problema supongo; el espacio es mucho más grande de lo que yo esperaba. Va  a llevarme más de un día todavía llegar.. pero bueno, eso te dará suficiente tiempo para que prepares mi llegada, ¿no?”

“Bueno, se podría decir así, sí.”

“¡Sin duda! Te veré entonces” Y entonces finalizó la señal.

Corwin hizo una mueca y miró al cielo. ¿Por qué había intentado tentar al destino? Si había una cosa que aprendías al trabajar en ese sitio, que cuanto más fáciles parecían las cosas, más difíciles resultaban ser al final. En ese momento se abrió la puerta de C&C y Corwin se puso en pie cuando apareció su oficial de mando.

“Teniente...” Empezó a decir la Capitana Lochley, con una ceja arqueada en señal de extrañeza. “Está en mi despacho; ¿hay algún problema?”

“Oh, creo que se podría decir Capitana, deje que le explique...”

Le llevó poco tiempo relatarle la historia de su infortunio, y entonces la Capitana Lochley pensó en la situación unos segundos antes de responder.

“Maldita sea Teniente; No quisiera para nada estar en su lugar en estos momentos... es una tarea muy dura considerando la situación.”

“Bueno Capitana, si hay algo que aprendes cuando llevas trabajando tanto tiempo aquí es que unas veces ganas y otras... pierdes. Pero aún así... ¿qué le digo?  A mí todavía me cuesta creer algunas de las cosas que hemos pasado en los últimos cinco años.

“¿Capitana?”

Lochley sonrió levemente. “Entonces deje que Babylon 5 y su gente le cuenten la historia por sí mismos.”     

****************
Cámaras del Consejo de los Anla’Shok de Babylon 5
10:15 EST

“Gracias a todos por venir aquí tan pronto …” Dijo Shival mientras él y el resto del Consejo tomaban asiento. “La cuestión que tenemos que debatir es de gran importancia, y mientras los trabajos de preparación han continuado durante un tiempo, no ha sido hasta ahora cuando podemos revelaros a todos la intención del Alto Consejo.”

En ese momento  Shival se levantó y poco a poco caminó alrededor de la mesa, enfrentándose a la mirada de cada uno de los Rangers allí sentados, su cara embarbada mostraba a la vez una gran determinación y arrepentimiento. "Cuando Jeffrey Sincliar comenzó la labor de reorganizar a los Anla'shok, lo hizo por un propósito concreto... combatir la oscuridad de las Sombras que se avecinaba. Y en efecto sobrevivimos a esa crisis sin doblegarnos, gracias a tener a grandes líderes que estuvieron a nuestro lado cuando más les necesitamos. Pero ahora la Gran Guerra ha terminado y el conflicto con los Centauri también ha concluido, debemos aceptar la verdad tal como es..

Que los Rangers ahora se enfrentan aparentemente a un largo periodo de tiempo de paz en la galaxia.

Como tal el Gran Consejo se ve forzado a tomar varias decisiones críticas, y aunque no todas ellas serán ejecutadas inmediatamente, la primera ya ha tenido efecto. Con la partida del Presidente y nuestra Entil'Zha a Minbar, se ha decidido que el contingente de Rangers en Babylon 5 debe reducirse un poco...

"Sha'vei, ¿es eso sensato?" Shival se giró a medio camino y se enfrentó a la mirada airada de Miriam Dorval, un Ranger humano con el cual había prestado sus servicios en este lugar desde antes del inicio de la Guerra de las Sombras; un compañero desde hacía mucho tiempo, y para ser humano, un sabio pensador; mientras, todos los demás, sentados alrededor de la mesa, empezaron a levantar la voz, en señal de protesta.

"¡La necesidad de nuestra labor de vigilancia contra la Oscuridad no ha disminuido! Como todos sabemos, los sirvientes de las Sombras, los Drakh, siguen allá fuera, y otros peligros también requieren nuestra atención. Desde este lugar podemos llegar a la zona de crisis en un periodo de tiempo muy aceptable; viajar desde la mayoría de las demás bases Ranger lleva mucho más tiempo!"

Shival asintió. "Todo lo que has expuesto son ciertos, Val'na Dorval; sin embargo, la decisión ya ha sido tomada. Es decisión del Gran Consejo que nuestro centro de poder debe volver a Minbar, como fue en un principio. Y como eso es así, espero ser reclamado a Minbar en no más de seis meses estándar."

La tormenta que se levantó entonces era comprensible, pero Shival dejó que las voces se desvanecieran, antes de continuar. "¡Escuchad! Con el cambio de status de nuestra orden, la necesidad de un Sha'vei en este lugar no es tan imperiosa como una vez lo fue.."

"El que sepas de tu orden de llamada significa que serás reemplazado por otro..." afirmó otro antiguo miembro del Consejo, Colvhar Vendim. "Tengo mucho interés en saber quién puede ser ese Ranger."

"En eso, mi espia maestro, ¡tu espera será corta!" Respondió Shival, esbozando ahora pequeña e irónica sonrisa. "Antes de que abandone este lugar, me ha sido encargada la tarea de entrenar a mi sustituto, y hacer que esté preparada para la tarea de dirigir a los Rangers de Babylon 5"

Detrás de Shival, las puertas de las cámaras del Consejo empezaron a rechinar al abrirse. "Y si mis sospechas son correctas, ella está a punto de unirse a nosotros ahora..."

******** Unos minutos antes...********

Los Rangers de Babylon 5 habían visto a muchos de los suyos ir y venir a lo largo de los años, y como tal, era raro ver nuevas caras. Pero este día no era un día como los pasados ... y eventualmente, los Rangers, tanto Minbari como Humanos, que se percataron de esta nueva cara, entenderían la importantcia del por qué y qué exactamente había llamado su atención..

Esta Ranger llevaba un uniforme no distinto del que llevaban los demás.. quizá en unos tonos algo más oscuros de lo que habitualmente se permitía (este tipo de uniforme Ranger se consideraba 'traje de batalla', pero el portador en cuestión no lo consideraba así en absoluto). Quizá lo que llamó la atención más que otra cosa fue su propia presencia. Era como si se les estuviese enviando un mensaje a aquellos que se habían ganado el Símbolo desde la Guerra de las Sombras...

'Ved en mi lo que una vez fuimos, y si es necesario, podemos volver a ser. Hicimos cosas que nadie creía que podíamos hacer, y las hicimos por los motivos correctos. Y si ocasionalmente rompimos las normas, eso también fue por los motivos correctos."

Ella sabía que algunos de los que la miraban y que veían ese recuerdo de cabellos oscuros del pasado, con una risa desafiante, se sentirían afrentados, pero eso a ella no le importaba. La mayoría de ellos nunca habían tenido que defender sus vidas en batalla, no sabían lo que significaba luchar contra la Oscuridad, como ella había hecho, con los demás... aquellos que murieron, y aquellos que continuaron viviendo. Jamie puso una de sus botas negras sobre el borde del puente, y volvió a sonreír, pensando en eso. Era el momento de recordárselo a ellos... lo que significaba vivir, lo que significaba disfrutar de esa vida, y cómo.

"Val'na Pratchett." Jamie se giró y vio aproximarse a un Ranger joven, recién graduado y por su aspecto, Minbari. "El Consejo espera tu presencia; se te ... espera.".

Se rió ante la incomodidad del joven Ranger. "Bueno, tendremos que ver qué pasa, ¿verdad?

 

ACTO PRIMERO (ir al principio)


Estación Espacial de la Alianza Interestelar Babylon 5
Cámaras del Consejo de los Anla'shok
10:27 ESTÁNDAR

Como si fuera uno solo, el consejo se puso en pie con Shival al mismo tiempo que la puerta de la Cámara del Consejo terminaron de abrirse, mostrando una mujer humana vestida con el uniforme de batalla de los Rangers, llevaba sus cabellos largos y negros atados atrás en una especie de trenza triple poco usual. Colvhar Vendim arqueó una ceja al ver la curiosa expresión en la cara de esta Ranger, y decidió en ese lugar y ese momento, que mientras que sus superiores en Minbar probablemente sabían lo que estaban haciendo (eso esperaba) los problemas sin embargo seguro que vendrían a buscar a esta Ranger... y más pronto que tarde, a juzgar por esa expresión, que era, por lo que a él le parecía, una mezcla de anticipación y diversión.

"Bienvenida a Babylon 5" Comenzó a decir Shival. "Yo soy..."

"¡Sha'vei Shival, sí!" Jamie comenzó a decir, permitiendo que una sonrisa le iluminara la cara... mejor ser tan amable como pudiera en este asunto, pero si no conseguía ir directa al grano, entonces la ceremonia de bienvenida que Shival intentaba comenzar arruinaría cualquier posibilidad de causar una primera buena impresión. Y para eso debía atajarle y salir al paso de la situación.

"El Consejero Jefe fue bastante explícito acerca de a quién debía esperar, y usted señor, era la primera persona de la lista. Pero mientras que yo estoy segura de que él le comunicó mi nombre, estoy igualmente segura de que el resto de su consejo no tiene idea de quién soy... ¿estoy en lo cierto?".

"Bueno, eh.."

"Lo tomaré como un no, entonces. Compañeros, Anla'shok todos... permitidme que me presente. Mi nombre es Jamie Pratchett, Val'na de los Anla'shok; y aparentemente, tengo la suerte de compartir algo importante con todos vosotros... Jeffrey Sinclair fue el que me invitó a que me uniera a los Rangers, y nunca he lamentado la elección que hice al aceptar su invitación. He estado en muchos lugares en estos últimos cuatro años... he visto muchas cosas que nadie debería tener que ver. He estado al mando de una Estrella Blanca y he volado a las más grandes batallas de la Gran Guerra... y cuando el Presidente nos pidió nuestra ayuda, yo estuve allí con él, como es el deber de todo Ranger"

En ese punto, Jamie empezó a caminar lentamente alrededor de la mesa, dirigiendo su mirada uno a uno a todos y cada uno de los miembros del consejo. "No tengo duda alguna de que mientras el buen Shavei aquí probablemente ha dirigido las cosas de forma admirable en los últimos años, siempre hay posibilidades de mejorar las cosas. Y si, a lo largo del camino, existe también la oportunidad de mejorar el trabajo en equipo por aquí entonces bien, tomaré esa oportunidad! Y finalmente, si podemos conseguir que este puesto de mando sea un lugar más interesante entonces tal vez mi llegada aquí habrá valido la pena después de todo."

Dicho esto, Jamie se dio la vuelta hacia uni Shival algo perplejo. "Siento haber entrado así, Sha'vei, pero parecía el mejor modo de comunicar mi mensaje. ¿Decía?"

****************

"¿Qué te parece nuestra nueva adquisición?" Armand Natahl, otro miembro del consejo, preguntó a Colvhar, mientras ambos estaban sentados el uno junto al otro, ahora que su Sha'vei había disuelto la reunión del Consejo, los trabajos de la mañana practicamente habían concluido.

"Sumamente competente en lo que hace, valiente, y disciplinada cuando debe serlo. Pero al mismo tiempo, Val'na Pratchett también parece tener una vena insolente.."

"En resumen, que en poco tiempo Shival y nuestra nueva adquisición corren el riesgo de sacarse de quicio mutuamente"

"Eso es bastante probable, sí."

"¿Qué está intentando hacer ahora? preguntó Armand educadamente.

Colvhar miró al otro lado de la habitación, donde Jamie parecía estar intentando explicar algo a los miembros Minbari del Consejo. "Creo que está intentando explicarles... un chiste."

"¿A los Minbari?" Armand respondió con incredulidad. "Eso normalmente no funciona, ¿verdad?"

Colvhar se limitó a sonreír.

****************

Al otro lado de la habitación, dos de los miembros Minbari del Consejo, Tharvonn y Viridadl, estaban sentados solos, pestañeando, mientras Jamie se alejaba caminando, sacudiendo la cabeza. "Estos humanos y sus historias..." hizo un ruido sordo, antes de suspirar. "Algunos días no les entiendo en absoluto."

"Sé lo que quieres decir..." Tharvonn le respondió. "Dame una tarea que hacer que yo pueda entender; dame un enemigo para que pueda preparar a mis reclutas contra él!... ¡estas cosas las entiendo! ¿Pero el humor humano?...eso es otra cosa, totalmente distinta."

"Eso que lleváis en los bolsillos son vuestros denn'bok's, ¿o es que os alegráis de verme?" Viridal pensó en esa frase unos segundos, y después sacudió la cabeza y suspiró. "No, me temo que eso no es más gracioso ahora que la primera vez que lo oí."

"Humanos."

"Eso lo dice todo, ¿no?"

Las deliberaciones terminaron, sin embargo, cuando ambos se percataron de que Shival se había unido a ellos. "Ah..." Tharvonn pronunció como bienvenida, "Así entonces, Sha'vei. ¿Ha sido nuestra nueva adquisición, tal vez enviada para ponerte a prueba ahora en tus últimos años?"

La expresión en la cara de Shival cambió hasta fruncir gravemente el ceño. "¿Una prueba dices? Vaya, Tharvonn, como dicen los humanos, una vez vuelva a Minbar, el Consejero Jefe y yo tendremos unas palabras sobre este asunto..."

En ese punto, la entrada lateral a la Cámara se abrió y un Ranger entró a través de la puerta con paso rápido. "¿No es ese uno de tus correos, Sha'vei?"

"Sí..." Shival reprodujo sus movimientos y se alejó. "Y por la expresión de su cara, dudo de que estas sean buenas noticias."

******** 10:52 ESTÁNDAR ********

Mientras Jamie miraba expectante, su Sha'vei y el recién llegado conferenciaron brevemente, y entonces, el correo partió a toda prisa. Shival pareció pensar en algún asunto durante unos momentos y después llamó la atención de todos los presentes en la sala.

"Tenemos noticias muy graves, me temo. Se ha perdido contacto con el Estrella Negra asignado para conducir al Embajador Gaim en Minbar de vuelta al cuartel general de la Alianza. Los Gaim han podido confirmar que la recojida se produjo... por lo tanto, sea lo que sea lo que les haya interceptado, lo ha hecho en el viaje de vuelta.

Como puesto principal más cercano de los Rangers en la zona de la supuesta desaparición, nos ha sido asignada la tarea de localizar a la Estrella Blanca o sus restos y determinar la naturaleza de la situación que causó la crisis. No es tarea fácil, pero somos Rangers, y para nosotros, como hemos demostrado en el pasado, tareas como esta no nos son extrañas."

Ella suspiró expectante... lo podía ver venir desde un año luz de distancia. Ella sabía a quién elegiría el Sha'vei para dirigir esta misisón, ya que seguro que él no sería quien la dirigiría. Elegiría a la nueva...

"Val'na Pratchett."

"¿Señor?"

Shival sonrió. "¿Cómo era lo que dijiste, Val'na? Ah, sí... parafraseando: "puede que vivamos tiempos interesantes." Dinos, ¿son la dirección de un puesto de mando bajo una prueba de fuego y los posibles encuentros con fuerzas hostiles, reto suficiente por el momento? Sospecho que encontrarás la respuesta a esta pregunta pronto"

******** 28 de enero, 2263: 08:17 ESTÁNDAR ********

"Esto no puede estar pasándome a mí."

Pero sí que le estaba pasando. Y lo que es peor, una vez Jamie supo qué Estrella Blanca se había perdido, le fue imposible conciliar el sueño. Según Shival habia otras cosas a las que podía dedicarse mientras esperaba a que la Estrella Blanca más cercana llegara de su larga ruta de patrulla... pero esas cosas eran todo menos agradables.

Estaba claro, absolutamente claro que a Shival le gustaba tanto como a ella el papeleo. Pero como dirigía las operaciones de los Rangers en Babylon 5, y como parecía igualmente claro que él nunca había tenido un oficial al que mandar en todos estos años allí, eso ahora significaba que el buen Sha'vei aparentemente había decidido que todo aquello que él no deseara hacer sería ahora depositado en el escritorio de ELLA.

Dos ojos sobresalían por encima de los trastos dejados allí por una pareja de Rangers de la estación una hora antes. "Es papeleo del que el Sha'vei necesita que nos ocupemos antes de que comencemos la búsqueda" fue lo que dijeron. Los dos ojos pronto fueron acompañados de un gesto airado... en su mente no había duda alguna de que el escritorio de él había sido vaciado por completo, pero los problemas NO habían desaparecido, oh no. ¿Ahora de repente, se suponía que esto era responsabilidad suya?

Sí, bueno. "Un puesto de mando, dijo él..." Jamie refunfuñó, apartando todos los trastos a un lado. "Algo interesante y estimulante, dijo él... y yo, tonta de mí, confundí "interesante" con "divertido". Entonces suspiró, y después arrancó un documento arrugado de la pared más cercana.

"Nota para mí. ÉL va a pagar por esto; no sabrá cuándo, ni de dónde, eso siemrpe es así, con los de su clase. Se toma a sí mismo demasiado en serio, pero qué podría esperarse de las leyendas vivas. Puede que sea el Jefe del Consejo, y lo otro también, pero eso no le hace inmune al tipo de cosa que pienso hacerle." Dijo esto bufando. "Por supuesto, todo forma parte de su imagen ... pero sigue siendo un título bastante estúpido, en mi opinión. ".

De hecho, alguien tendría que convencerla con muucha convicción para que creyera que esto valía la pena. Trabajar allá fuera en los Confines, contra un enemigo más antiguo que el tiempo y más oscuro que el tizón, eso era algo que ella comprendía. Estar al mando de la tripulación de una Estrella Blanca era una cosa... ¿pero esto? ¿Qué tendría el Consejero Jefe en la cabeza para sugerirle que este puesto de mando sería algo que pareciera remotamente interesante?

"¿Qué se me escapa?" murmuró, todavía airada. Quizá este lugar se apoderó de ti de alguna forma

Lo que sin embargo no se le escapaba de momento era el aspecto más importante de la búsqueda; mientras ella estaba allí atrapada, atando los cabos sueltos para su comandante, alguien a quien ella consideraba un gran amigo había desaparecido, allí fuera... el comandante de la Estrella Blanca 103, Val'na Sheylaht

Jamie apretó los dientes; entendía que si alguien era capaz de valerse por sí mismo, allí fuera, en el último rincón, esa era Sheylaht. Habían realizado la instrucción juntas, años atrás, pasaron juntas la Guerra de las Sombras, y por un tiempo, volaron a bordo de la Flota de Estrellas Blancas, juntas. Por eso no le parecía que su desaparición y la de su Estrella Blanca tuviera sentido alguno

"¿Por qué me preocupo de estas tonterías?.. exclamó, irguiéndose, con una mano sobre su bien ganada lanza de guerrero. "Hay mucho trabajo que hacer, y no es precisamente esto.. esto.."

"¡Ah! Val'na... aquí estás." Jamie levantó la vista, alejándose de sus oscuras meditaciones, y vio frente a su escritorio a un Ranger alto, de cabellos rubios, con un bigote bien cuidado. "Vo que finalmente ha dejado de luchar en la batalla que nunca debería haber comenzado para empezar.."

Esbozando una sonrisa, Jamie le indicó con un gesto al otro Ranger que la siguiera fuera de la oficina. "¿Tiene una panorámica más clara de la situación que el Sha'vei..?"

El otro Ranger le respondió con una sonrisa. "Nos encontramos en la reunión del Consejo, si lo recuerda. Mi nombre es Colvhar Vendim."

"¡Por supuesto! Colvhar, tendrá que perdonar mi lapsus, no pude dormir mucho anoche, y ahora..."

"Lo comprendo, dada la relación entre usted y Val'na Sheylaht. Ustedes dos llevan mucho tiempo juntas en los Rangers ¿verdad?"

Jamie asintió solemne. "Desde el principio... desde el Entil'zha Sinclair."

"Como sospechaba.. yo soy otro 'veterano' como usted, así que, lo entiendo. Pero permítame que le explique la verdadera razón por la que vine a verla... el Sha'vei ha decidido que yo debo ayudarla en su búsqueda, ya que hay cosas que yo sé sobre la Flota de Estrellas Blancas que ningún otro del equipo sabe. Puedo ayudarla en este asunto, se lo aseguro."


"Y ¿cómo exactamente desarrolló estas habilidades detectivescas?"
"Bueno.." respondió Colvhar, "con el tiempo, debido a mis habilidades, varios altos oficiales de los Rangers han acabado por llamarme su 'espía maestro'..."

"¡Oh! Así que usted es el 'espía maestro' del que el Consejero Jefe siempre hablaba. Ahora por fin entiendo algunos de los crípticos comentarios que me hizo cuando parí de Minbar."
Colvhar gruñó, aparentemente comprendiendo, pero después cambió radicalmente. "Pues sí. ¿Parezco uno?"

"La verdad es que no... pero de eso se trata ¿no?"
Ella podía verdaderamente ver lo que él pensaba. "Hmm..quizá debería intentar ser el menos sospechoso aparentando ser el sospechoso más lógico.."

"Em.. ¿se le ha olvidado su traje espacial en algún sitio?"
Colvhar sonrió. "Quizá. ¡Pero venga!... ya hemos charlado bastante por el momento, creo, Jamie Pratchett. También puedo decirle que la Estrella Blanca 113, la nave asignada para la búsqueda, acaba de llegar al punto de encuentro, en el exterior de la estación... podemos partir cuando usted quiera."

"Entonces vayamos, Colvhar..." respondió ella con decisión. "Quizá entonces pueda olvidarme de la montaña de papel que tengo apilada en un lado de mi escritorio."

"Puede usted intentarlo, supongo."

Sala de llegadas
10:17 ESTÁNDAR

Corwin había decidido vestir con sus mejores ropas de civil para ir al encuentro de su hermano, aunque no sabía si eso supondría diferencia alguna. La última vez que había visto a su hermano cara a cara, Adam vestía del modo más estrafalario, y por lo que él sabía, Adam vestía así a propósito para molestar a sus padres y enfadarle a él. Eso, claro está, había funcionado, había llegado a Babylon 5 creyendo que este encuentro nunca iba a ocurrir, que la discusión que él y Adam habían tenido había sido la gota que había colmado el vaso.

Y entonces ocurrió esto. Corwin sacudió la cabeza, incrédulo, nunca se sabía, ¿verdad?....

"¿Buscaba a alguien, Teniente?" Corwin se dio la vuelta y vio al jefe de Seguridad de la Estación, Zack Allan, allí de pie tras él.

"Sí, Jefe, de hecho, lo estoy. Debía encontrarme con mi hermano aquí, en el primer vuelo procedente de la Tierra, pero el tráfico por lo visto ha sido más abundante de lo que yo esperaba. ¿Por casualidad no habrá pasado por Aduanas una versión de mí más moreno, bajo y con barba en los últimos diez minutos?"

Zack se rascó la barbilla pensativo. "Bueno, ahora que lo dice, sí, hace unos escasos cinco minutos pasó un Corwin por Aduana, pero desde luego no se quedó por aquí esperando a que usted llegara."

Oh diablos. Podría... podría haber…¿no? "Tengo que irme Jefe, y gracias por la información."

"Está bien..." Respondió Zack, con una expresión de perplejidad en la cara, mientras veía al Teniente alejarse a toda velocidad entre la multitud. "Vaya, hablando de estrés..." Dijo Zack entre dientes, sacudió la cabeza y volvió al trabajo. Corwin iba a tener un ataque al corazón antes de los cuarenta si seguía así...

Corwin giró a toda prisa la esquina, y sí, ahí estaba, apoyado en la pared justo en la entrada de sus habitaciones, fumando uno de aquellos horribles cigarrillos que él recordaba usaba hacía ya seis años.

"David..." pronunció Adam lentamente, "me preguntaba dónde diablos te habrías metido, como no te he visto llegar. Por lo menos hay unos cuantos ordenadores inteligentes por aquí, no me llevó demasiado tiempo localizar tus habitaciones, aunque debo decir que esta estación tuya es algo más grande de lo que me imaginaba..."

"¿Haces esto a posta verdad?"

"¿Quién, yo?" Adam bromeó. Pero después la expresión del más joven de los Corwin se tornó severa. "Naa, olvida lo que he dicho. Mira, sé que en el pasado siempre he conseguido sacarte de quicio, y no te culpo por sentir eso, la mayor parte del tiempo me comportaba como un idiota, he llegado a esa conclusión..."

Corwin empezó a caminar, y Adam se situó a su lado. "Eso para ti es admitir mucho ¿no?"

"Sí, pero eh, llega un momento en que te tienes que quitar la venda de los ojos y ver las cosas como son. Es tan fácil que una flota de alienígenas salga del hiperespacio disparando y que la Tierra quede reducida a cenizas ¿verdad? Pero tú te has pasado los últimos cinco años aquí arriba, intentando evitar eso supongo."

Corwin se permitió esbozar una sonrisa mientras caminaban hacia el tubo de transporte... quizá esto no resultaría tan mal después de todo. "Se podría decir que sí, aunque la verdad es que esa es una versión simplificada."

"Jardín Central; Verde Dos." respondió Corwin.

"Un momento."

"Ah..." musitó Adam, con el ceño fruncido, pensando. "¿Qué quieres decir?"

"Luego te lo cuento. Primero, ya que he convencido a la Capitana de que me permita tomarme el día libre, y no he desayunado aún, ¿por qué no vamos a picar algo?"

"Supongo que.."

"Y ya que has proclamado que te has convertido en rico e independiente, ¿por qué no llevas a tu hermano a desayunar, y yo empiezo a explicarte lo que quieres saber?"

Adam miró a su hermano con los ojos semi-cerrados, y después se rió con una risita algo tonta. "Diablos, allá voy; sí, supongo que puedo permitírmelo. ¿Qué tenías pensado?"

"Ya lo verás..."

****************

El Jardín; Restaurante "El Aire Fresco" 13:07 ESTÁNDAR

"Una bonita vista, supongo..." musitó Adam mientras miraba arriba y abajo a través de los edificios al otro lado del Corazón de la Estación, y después de nuevo al centro de donde se hallaban, incluso miró por encima de su cabeza. "Y una comida muy buena también... aunque algo más cara de lo que yo creía."

"Bueno..." respondió Corwin. "Cuando estás tan lejos en el medio de la nada, la buena comida cuesta dinero, y comparada con lo que yo suelo comer... bueno, de todas formas, Adam, ha merecido la espera. Y seguro que te recuperarás de esta; siempre habrá más contratos esperándote, ahora que te has superado a ti mismo al construir la nueva red de defensa ¿no?"

"Sí, puedes estar seguro de eso, la verdad es que sí que puedes estar seguro. Pero ahora que hemos terminado con los preliminares, quizá es hora de que empecemos con la verdadera razón por la que he venido aquí."

Corwin parpadeó y después se encogió de hombros.... allá va. "Claro, ¿por qué no?¿Por dónde quieres que empiece?"

"Ah, no sé... por ejemplo: ¿qué es lo que más recuerdas de estos cinco años, aquí en la frontera, en una frase?"

"Una frase, em.. vale, prueba a ver si esto está a tu medida." Corwin respiró hondo. "Guerras, milagros, muertes, derrotas, segundas venidas, conspiraciones, triunfos, tragedias y amores. Eso son cinco años en pocas palabras. Adam.. cinco años de Babylon 5 de dentro a fuera... cinco años en que yo sobreviví, primero a las órdenes de un Comandante al que nunca conocí demasiado bien y después a las órdenes del Presidente Sheridan y la Capitana Ivanova..."

"Ah sí, ESOS dos."

"Eh, espera un momento... te hago saber que yo respeto a esos dos mucho más que a cualquier otro que no sea de mi familia, Adam. Las cosas que hicieron por la Alianza... por la galaxia.. nunca podremos pagarles por las cosas que hicieron por todos nosotros. Ellos, y todos los demás que les siguieron, hicieron de la estación todo lo que es hoy. Es cierto que ya no están pero nunca serán olvidados."

"Ya veo..." musitó Adam, y Corwin volvió a parpadear... conocía ese tono de voz, y en el pasado siempre había significado que venían problemas. "Bueno, odio decirte esto David, pero allí en la Tierra, hay mucha gente que no piensan del Presidente de esa forma. Quizá a ti te cegó su modo de hablar pretencioso, herm.."

"Ah, ya veo, supongo que tú te refieres a los comentaristas y analistas de noticias ¿verdad? ¡Venga, Adam! .. ¿no irás a decirme que te crees todo lo que dicen? ¡Cuando Clark estaba en el poder, la ISN entró en el libro de los records gracias a la gran cantidad de mentiras que se podía oír en una sola emisión!"

"Bueno, vale..." dijo Adam. "Tal vez hubiese alguna que otra exageración en ese tiempo, sí... pero no tuvieron elección, Clark y sus secuaces sujetaban las pistolas sobre sus cabezas. ¿Pero ahora? ... ¡venga! ¿Se supone que es su trabajo decirnos lo que necesitamos saber?... Y ahora que casi todos los que trabajan allá arriba para la Presidenta Luchenko parecen estar jugando limpio, ¿no será que dicen la verdad? Además, casi todas las manzanas podridas han salido de las cadenas de televisión ahora que Clark y sus chicos ya no están; se llegó a un gran acuerdo al final del '61."

Corwin levantó lentamente la cabeza y después la sacudió. "Yo y mi bocaza..." murmuró para sí mismo. Esta parecía que iba a ser la tarea más imposible de todas las tareas imposibles. Parecía que Adam, el hermano que nadie en todo el universo debería tener que aguantar, estaba bajo el influjo de la guerra propagandística de la ISN. ¿Qué fue lo que le dijo la Capitana Ivanova una vez, después de que la ISN emitiera el programa que el reportero Dan Randall había trucado?

"Si hay algo que deba usted aprender, Teniente, aprenda a no confiar en los medios de comunicación. Siempre buscan una historia que pueda beneficiarles, y si al contarla consiguen perjudicar a alguien, tergiversan la verdad para beneficiarse ellos mismos y a sus jefes, bueno, eso significa otro buen trabajo hecho para ellos ¿no cree?"

"¿Estás bien?" le preguntó Adam, con una expresión de perplejidad. "Estás blanco. Pero..." dijo el más joven de los Corwin. "Por experiencia sé que casi siempre tienes esa cara.."

La Capitana Lochley tenía razón, como de costumbre, pero una vez en la situación, ahora, él no deseaba estar en su propia situación. Aunque la afirmación de Adam de que había cambiado parecía ser cierta, el hermano pequeño de Corwin había cambiado a peor, si eso era posible.. y eso hacía que su tarea fuera bastante más difícil. Pero ¿iba a rendirse?... Corwin se imaginó ADEMÁS lo que la Capitana Ivanova hubiera dicho sobre eso y eso eramás que suficiente para que se decidiera. "Adam... ¿que me dirías si te dijera que existe un modo de probar que todo lo que te he dicho es cierto?"

"Te diría, ¡adelante!" Le respondió Adam, con una pequeña sonrisa en la cara. "Si crees que puedes igualar la apuesta, claro. Aunque te apuesto lo que quieras que vas a tener que trabajar muy duro... va a hacer falta un buen argumentador para que yo cambie mi opinión sobre Sheridan y lo demás.."

"Tendrás tu prueba antes de irte de Babylon 5, Adam... de eso puedes estar seguro. Aquí hay unos cuantos buenos argumentadores que yo conozco."

"El reto ya está establecido, señoras y señores. De acuerdo, David, entonces ¿dónde y cuando va a ser?"

"Bueno, a ver.. ¿cuánto tiempo dijiste que te ibas a quedar?"

"Creo que algo menos de cuatro días,... ¿por qué?"

"Vale, suficiente. Tengo que hacer algunos preparativos... pero para empezar.. ¿qué tal si cenamos en mis habitaciones a las 19.00 horas pasado mañana?"

Adam medio sonrió. "Verdaderamente vas a seguir con esto ¿no?"

"Desde luego. ¿Estás dispuesto?"

Adam sacó la mano y los dos hermanos Corwin estrecharon sus manos en señal de acuerdo. "No voy a dejarme nada." Y depués el joven Corwin miró su cronómetro y saltó. "¡Dios!... ¡mira qué hora es! Verás, me gustaría quedarme y charlar un poco más, pero como tenemos esta apuesta, creo que voy a pasearme un poco por el lugar y ver qué lugares interesantes encuentro. Te veo luego ¿vale?" Y con esa bromita sarcástica final, Adam se levantó de la mesa y se dirigió a la salida.

Corwin se quedó sentado un rato más y después sacudió la cabeza lentamente, antes de murmurar. "Oh sí, se podría decir eso, sí. Pero si consigo lo que pretendo, Adam, vas a tener más de lo has apostado.

Mucho más..."

ACTO SEGUNDO (ir al principio)


Hiperespacio; cerca del Planeta Gaim
Estrella Blanca 113
28 de enero, 2263; 21:05 ESTÁNDAR

 

Después de algo más de medio día viajando a toda velocidad, Jaime y su, de momento, tripulación prestada habían llegado a la última localización de la Estrella Blanca 103, y era ya el momento de ver si las habilidades de su asistente iban a ser verdaderamente tan útiles para ella como él había afirmado. “Colvhar, cuando me dijo, en Babylon 5, que me ayudaría, le tomé la palabra...

Ahora, como suele decirse, es hora de que hagas lo que te corresponde.”

“Será como usted dice...” murmuró Colvhar, haciendo varias modificaciones en los controles de los sensores, mientras el resto de la tripulación del puente, Minbari en su mayoría, esperaban las órdenes de sus dos superiores. “Ahora, la pregunta sería ¿funcionará esto como yo creo que debería?”

Jaime medio giró en la silla del capitán, sabía que Colvhar podría ver como la preocupación se apoderaba de ella, por dentro, debido a la desaparición de Sheylaht.. pero a parte de ella no le importaba eso. ¿Qué pasaba si ya era tarde, qué pasaría si lo peor ya había ocurrido?”

“¡Colvhar! en el nombre de Valen, esto tiene que funcionar...¡tienes que hacer que funcione!”

Colvhar levantó la vista y vio su expresión, rápidamente intentó arreglar lo dicho. “Debes tener paciencia.. Jaime... y dejar que yo intente lo que pueda intentarse. Los agentes de inteligencia como yo a veces tienen que saber cosas que otros no saben y deben no saber... y esta es una de esas ocasiones. Pero como tú has sido puesta al mando de esta búsqueda.. y porque compartimos nuestro juramento como Anla’shok, te diré que lo que creo que es cierto.”2

“Puedes confiar en que guardaré tus secretos, si se trata de eso”

El otro Ranger paró un momento, mientras seguía realizando algunos ajustes, y después de repente asintió. “Gracias por eso. Ahora que nos estamos en ello, es aceptado en general entre los Rangers, ¿verdad? que las Estrellas Blancas son difíciles, si no imposibles de localizar en el hiperespacio.”

“Por lo que yo sé, sí. Después de todo una de sus características más destacadas es que como el enemigo no puede localizar nuestras naves, ese enemigo normalmente no sabe desde que dirección les vamos a atacar.”

“Desde luego. Creo sin embargo que eso sólo funciona cuando se usan los métodos de búsqueda normales. Las Estrellas Blancas, debido a sus sistemas avanzados no dejan rastro, como otras naves..”

“Noto un ‘pero’ en tus palabras..”

Colvhar asintió, con una leve sonrisa ampliándose. “Pero, tras estudiar el tema, he llegado a la conclusión de que las únicas naves que pueden conseguir tal hazaña, después de todo este tiempo, son las OTRAS Estrellas Blancas, y eso es así debido a los sistemas derivados de los Vorlon que hay instalados en TODAS las Estrellas Blancas de la Flota.”

“Bueno, maldita sea..” suspiró Jaime, ahora sonriendo. “Claro...”

“Somos, después de todo, los guardianes de la ‘más avanzada flota de naves que existe’ como nuestro Entil’zha dice de vez en cuando... y es, podría decirse, interesante el hecho de que ese dicho contenga una información tan vital para nosotros ¿no?” En ese momento la estación de Colvhar empezó a pitar con urgencia, él levantó la vista con expresión triunfante. “Y de vez en cuando, hasta las corazonadas resultan...”

“¡Muéstramelo!” ordenó Jaime, y cuando se levantó de su asiento, la pantalla se desplegó, mostrando la turbulencia tormentosa y familiar del hiperespacio..y superpuesto sobre ese caos un rastro verde, débil. “Bien, bien, funciona, como tú dijiste. Parece que te debo una disculpa por mi enfado de antes, Colvhar.”

“No es necesario. Lo que hay que recordar es que si hubiesemos tardado algo más, lo más seguro es que no hubiésemos encontrado este rastro.” La expresión de Colvhar se oscureció entonces. “Y también debemos aceptar de que existe una verdadera posibilidad de que este rastro se desvanezca hasta ser invisible, en algún punto del camino que debemos seguir.”

“Tendremos que intentarlo..” Jaimie respondió con firmeza. No pienso abandonar la búsqueda hasta que averigüe lo que le pasó  a Sheylaht y su tripulación...”

“Además debemos reconocer” Colvhar avisó, “de que existe la posibilidad de que su mando puede haberle sido arrebatado por fuerzas más allá del control de la Alianza Interestelar. Todo comandante de una Estrella Blanca sabe qué debe hacer en tal caso...”

Jaime asintió ante esa afirmación, su expresión ahora era de tristeza. “Las órdenes del Alto Consejo es explícita, como tú has dicho...

Aunque no nos guste.”

Jaime se dio la vuelta, no quería que Colvhar viera en su cara, lo disgustada que estaba ante ese posible resultado. No se habían encontrado nunca en la situación en que un mando Ranger hubiera tenido que destruir a otro, para evitar que los secretos que se hallaban dentro de los Estrellas Blancas pudieran ser robados por fuerzas externas. Y por Valen que ella no sería la que contradijera tan perfecta estadística.

“¿Y si no podemos salvar a la tripulación... o al Embajador Gaim, si eso fuera necesario? Preguntó Colvhar.

“Cada problema en su momento, Colvhar... uno por uno.”

Fue entonces cuando sonó la señal de aproximación que alertó a los dos Rangers de que algo se acercaba. “Alguien se acerca...” murmuró Jaime. “¿Adivinas quién?”

“Interesante...” respondió Colvhar. Parece que otra Estrella Blanca se dispone a interceptarnos... nos saludan.”

“En pantalla.” Entonces Jamie se sorprendió  al recibir el mensaje, mostrando el puente de la otra nave.

“Estrella Blanca 61 a Estrella Blanca 113... ¿nos reciben?”

Jaime sacudió la cabeza, en señal de sorpresa... ¿cómo lo había averiguado? “Alain Vedrou, viejo granuja! ¿Y se supone que debo creer que es una coincidencia que estés por aquí?”

“Hola Jamie...” su antiguo primer oficial le respondió, con expresión despreocupada. “Sí, puedes creerlo, si hace que te sientas mejor,.. pero verás, la tripulación y yo supimos que, contra todo pronóstico, la Sha’vei de Babylon 5 te había enviado para que cazaras a nuestra mutua amiga, y tu antigua tripulación decidió que seguramente aceptarías nuestra ayuda en esta hora de necesidad.”

“Uh, uh”  Jamie se volvió hacia Colvhar. “¿Tú crees que debemos aceptar este tipo de ayuda?”

Colvhar sonrió. “Dos son, después de todo, mejor que uno.. y si resulta que nos metemos en problemas allá fuera...”

Jaime se volvió a mirar de nuevo la divertida mirada del actual Jefe de la Estrella Blanca 61, si esto era una coincidencia, entonces el vendedor que intentó venderle un trozo de Z’ha’dum el día anterior, decía la verdad. Pero aún así... ¿iba ella a discutir en un momento como aquel? “Que así sea, Alain.. .parece que vas a conseguir unirte a nuestro alegre grupo de caza, después de todo. Y cortesía del Anla’shok Vendim y su... em, profesión, también tenemos un rastro que seguir.”

“No me dirás que eso... “ respondió Alain Vedrou con interés. “que eso pasa cada día, ¿no?”

“No suele, no.” Entonces Jaime volvió a su asiento... se acabó el tiempo de charla... el tiempo de actuar había llegado. “Vámonos, señores; tenemos una Estrella Blanca que encontrar.”

Y por supuesto, un amigo o dos, si todo iba bien..

 

****************
Babylon 5
Habitaciones del Embajador Vir Cotto.
21:30 ESTÁNDAR


"¿Entonces qué me dice embajador?" preguntó Corwin con una amplia sonrisa. "Seguro que podría usar su ayuda en este asunto."
Vir cerró los ojos y se tuvo que reprimir para no decir lo primero que le vino a la cabeza, también se aseguró al mismo tiempo de no moverse demasiado... seguía sufriendo de pequeños brotes de dolor desde el incidente de hacía tres semanas... y los dolores de cabeza, bueno.. sería mejor no pensar en los dolores de cabeza, eso solía hacer que fueran a peor... el Gran Creador, por lo que él sabía, tenía un desagradable sentido del humor la mayoría de las veces.
Ahora bien, en el presente asunto... negarse a la petición del Teniente sería la salida más fácil... pero no sería lo correcto.. por diversas razones. Para empezar; no parecía que lo que el Teniente Corwin le describía significara que debía hacer nada más que sentarse, comer y hablar; lo que estaba en perspectiva era una cena más o menos agradable. Sin embargo, Vir se lo pensó ya que nunca había estado demasiado seguro de lo que era la cocina Humana. Aparte de la comida que el Señor Garibaldi había cocinado una vez para él aquella vez, antes de la Guerra de las Sombras, para animarle después de un extraño mal día en que se las había visto con Londo..
Sí, aquella comida había resultado ser apetitosa, y también.. una aventura!
Pero volviendo a la petición de Corwin; no es que el Primer Oficial alto y normalmente callado le hubiese jamás pedido este tipo de ayuda antes... y bien pensado, parecía un reto bastante interesante. Y por primera vez en mucho tiempo, quizá incluso sobreviviría a la comida sin que alguien le culpara de algo... eso hacía que el intento casi mereciera la pena.
"Esa parece una petición muy sencilla, Teniente; parece un asunto familiar, pero a decir verdad, siempre me he preguntado cómo era el resto de su familia; ninguno de ellos le ha visitado nunca antes ¿verdad?
"No.. no hasta ahora, eso es." Respondió Corwin con tristeza. "Pero por suerte para mí tenía que ser mi hermano. Siempre ha sido una bala perdida, y bastante a menudo el fuego suele ir en mi dirección."
"Ah.. sí.. se entiende, de hecho yo experimenté algo parecido a eso cuando llegue a Babylon 5.."
"¿ah sí?"
"Sí; siempre intenté ser el callado de la familia, era más fácil así. Pero algunos de mis primos, bueno.. verá... había uno o dos que siempre se metían en líos. A veces parecía que eso ocurría aunque ellos no hicieran nada, el peor de ellos, Riatta era su nombre, recuerdo que consiguió involucrarse en un duelo mientras buscaba los favores de una noble muchacha... ¿cuál era su nombre?"
Corwin se rió. "Sí, bueno, aunque seamos los callados del grupo, Embajador, eso no siempre nos mantiene a salvo, ¿verdad?"
"¿Usted también se ha dado cuenta?… bien.. era de esperar, supongo. Pero por favor, antes de que vuelva a irme por la tangente de nuevo, y me líe con las complejidades de mi historia familiar, ¿por qué no me explica cómo puedo ayudarle con su... problema?"
"Vera.." Corwin dudó. "La Capitana me dijo que debía intentar que la gente de Babylon 5 contara la historia por mí, y no puedo pensar en muchos que hayan visto más de esa historia que usted, Embajador. Usted trabajó para el Emperador Mollari durante casi cinco años.. y aunque yo mismo ví una gran parte de la Guerra de las Sombras y todo lo demás, desde mi posición en C&C, eso no es nada comparado con lo que usted vio y experimentó, tanto aquí como en Centauri Primero, en el desarrollo de sus deberes."
En ese punto Corwin empezó a parecer alarmado, y Vir, sabiendo lo que sabía sobre el Teniente, ya adivinó cuál podía ser el problema..."No me refiero a eso, claro está, NO intento traerle recuerdos dolorosos mientras me cuenta su historia.. pero de todos los sucesos, los errores, las cosas que hicimos mal, y las que podríamos haber hecho mejor, ¿hay algo que pueda contarle, algo que hará que él crea en la verdad tal como nosotros la conocemos?"
Mientras Corwin continuaba, Vir había estado ocupado pensando en una respuesta, porque, por supuesto a veces los callados también eran los que pensaban más las cosas. "Desde luego no veo razón alguna por la que deba decir no, Teniente, ninguna razón en absoluto. Y mientras usted tiene razón en asumir que hay momentos de los últimos cinco años en los que no querría detenerme demasiado, estoy seguro de que puedo ayudarle a repasar las mejores partes de esos años para beneficio de su hermano. Pero esa es la razón menos importante para ayudarle... hay una razón más importante aún"
"Continúe..." respondió Corwin con gran interés. "Le escucho."
"No hace mucho, alguien que conozco, ahora ya lejos de este lugar, me dijo que el mayor logro de su especie es que ustedes se unen unos con los otros… forman comunidades. Esta estación, como usted entenderá, es quizá una de las más grandes de esas comunidades que jamás podamos ver. Usted, Ivanova y Sheridan hicieron que lo viéramos así, cuando más lo necesitábamos. Pero debemos todos recordar todas las razas a las que ustedes ayudaron a sobrevivir, Teniente... que el trato funciona en ambos sentidos. De vez en cuando serán ustedes los que necesiten de nuestra ayuda. Y por eso Teniente le ayudaré a enseñar a su hermano la verdad que él necesita saber."
"Gracias Embajador..." un Corwin muy sincero y también al parecer sorprendido respondió en pocos segundos. "Me honra que... que usted piense así; de momento sin embargo.. como es bastante tarde, creo que debo irme. Hay otras dos personas en la estación con las que debo contactar y seguramente no será tan fácil persuadirles de lo mismo."
"Claro; buenas noches entonces, Teniente.. y buena suerte."
"Seguramente la necesitaré.." fue la respuesta de Corwin al despedirse en las habitaciones de Vir.
Después de unos instantes, Vir se sentó, ahora perdido en sus pensamientos. Era curioso cómo ocurrían las cosas. Después de haber intentado durante tanto tiempo apartar a Londo del camino que había elegido, un camino que inevitablemente le había colocado en una posición que nunca había deseado (y si creíamos en la profecía de Lady Morella, esa posición también le esperaba a él, eso era otra de las cosas en las que Vir intentaba no pensar demasiado) le había llegado una oportunidad para apartar a otro de un camino hacia la Oscuridad.
Vir sonrió, aunque sólo fuera por esa razón, y olvidando todo lo demás, él debía intentar ayudar a los Corwins... a ambos.

****************


"Uno, ahora otros dos más.." Corwin murmuró para sí mientras caminaba con rapidez por el vestíbulo. Tras unos instantes pensando, se acercó el intercomunicador. "Jefe Alan, aquí el Teniente Corwin... ¿estás ocupado ahora?"
"¿Estás de broma?..." le respondió la voz del Jefe a través del comunicador. "¿A esta hora de la noche y con la tranquilidad que hay? ¿Qué puedo hacer por ti, Teniente?"
"¿Dónde podemos encontrarnos? Creo que debo expli
carte esto en persona."

****************
Puente de entresuelo sobre el Zócalo
22:05 ESTÁNDAR


"A ver si lo entiendo.. " Murmuró Zack sacudiendo la cabeza. "¿Quieres que te ayude a convencer a tu hermano de que todo lo que nos ha pasado aquí en los últimos cinco años ocurrió de verdad?"
"Básicamente sí.." respondió Corwin. "Has captado el problema, Jefe. Y como él y yo somos familia, se toma todo esto como si fuera una broma, una apuesta, como si no hubiese modo posible de que yo pueda convencerle de que las cosas en las que él no cree ocurrieron de verdad... y que el Presidente y todo lo demás hicieron las cosas que de verdad hicieron..."
Zack gruñó. "Bueno, no tendría que sorprenderte tanto, Teniente... aunque me perdonarás si te digo algo ahora que quizá no quieras oír. Creo que tu hermano se dejó que le lavaran el cerebro mientras el Presidente Clark y sus secuaces escenificaban su comedia allí en casa."
"No hace falta que te disculpes Jefe..." respondió ahora algo triste. "Porque lo que dices es seguramente bastante cierto. Y aunque no quiero oírlo mi hermano seguro que se tragó demasiada propaganda para su propio bien, mientras la Tierra estaba bajo la Ley Marcial y la ISN servía de voz para la política y el gobierno de Clark."
"¿Un poco sólo?" Zack entrecerró los ojos pensativo. "Bueno, veremos si podemos hacerle expulsar parte de ella cuando llegue el momento. No te preocupes Teniente!... Tengo una o dos ideas que puede que funcionen, a ver si se me ocurren algunas más en los próximos días. Acuérdate de dejarme un mensaje con el lugar y la hora, porque tan seguro como ahora estoy aquí hablando contigo, alguien está a punto de..."
En ese momento el comunicador del Jefe sonó y Zack miró hacia el cielo un instante antes de volver a dirigir su mirada hacia Corwin. "¿Lo ves? Nunca falla."
"Ahora que lo pienso, no..." murmuró Corwin mientras el Jefe escuchaba el mensaje que salía de su comunicador, y después se fue corriendo. Bueno.. había estado bien hasta ahora. Dos de tres… le quedaba una.
Y esta sería la difícil.

****************
Diario personal de la Doctora Lillian Hobbs, Jefa del Personal Médico
23:45 horas, 28 de enero, 2263.
21:30 ESTÁNDAR


No puedo evitar pensar en esto, así que antes de hacer nada, incluyendo el dormir, el escribir todo esto me permitirá pensarlo mejor. No es que así pueda fingir que lo he aceptado más fácilmente.
Para empezar... aquí tenemos lo que probablemente sea otro de los legados de Stephen, algo más con lo que tendré que cumplir... realizando una de mis tareas como médico, ayudando y aconsejando del modo que sepa, en el lugar y el momento en que esa ayuda se requiera. Suena bastante general ¿verdad?.. pero en la práctica nunca es tan simple; y además algunas de las peticiones que recibo son bastante extrañas.
Pero de nuevo hay que recordar que esto es Babylon 5, donde lo extraño se vuelve algo normal en un abrir y cerrar de ojos ¿no es así?
Y ya que hablamos de peticiones extrañas, esta es la número uno de la lista hasta ahora este año. Tan sólo hace una hora el Teniente David Corwin me arrinconó en Servicios Médicos 2, cuando empezaba la última parte de mi turno, y me pidió ayuda con un problema que tenía. Parece ser que su hermano pequeño está en la estación, el problema parece ser la creencia o más bien, no creencia en la historia de Babylon 5. Y como respuesta a eso, el Teniente ha decidido a su modo directo, atacar el problema directamente.. ¿y podría entonces yo ayudar también?
Para empezar no estaba segura de qué podía hacer exactamente ya que esta es una de las cosas sobre las que Stephen hubiese saltado, y yo no estaba segura de qué hacer.. pero tan como el Teniente explicó, el origen de sus preocupaciones se volvió más claro en lo que a mí me concernía.
Ahora que había convencido a los principales pistoleros, Vir y Zack Allan, para subirse al carro lo que necesitaba de verdad era algo de ayuda extra por si las cosas se ponían mal... quizá algunas perspectivas desde Servicios Médicos de los acontecimientos de la Guerra de las Sombras, ese tipo de cosas... y también, si a mí no me importaba ¿podría ayudarle con la comida?
Resulta que el buen Teniente tiene el sentido de la cocina del típico soltero... y si tiene que lograr convencer a su hermano de la verdad de Babylon 5, el trabajo iba a ser más fácil, sospecho, si el joven Corwin no se atraganta con la comida que su hermano le sirve.
Sin duda este loco plan sonará mejor después de unas horas de sueño.
Espero. Y hablando de esperanza, he sabido que los Rangers están llevando a cabo la búsqueda de un Estrella Blanca que parece haber desaparecido. Espero que tengan más suerte cuidando de sus problemas que yo ocupándome de las preocupaciones del buen Teniente.

****************
En cualquier otra parte.... el puente del Estrella Blanca 103


"Será mejor que esté seguro de su respuesta cuando le haga esa pregunta, Rucharht. ¿Hay rastro de presencia enemiga en este sistema?"
"No que yo pueda detectar... Val'na. Aparte de los Drakh..."
"Son la razón de que estemos aquí..." respondió Sheylaht de los Minbari, con la cara severa. "Y si estamos en lo cierto, Rucharht, tal vez aprendamos lo suficiente aquí, para evitar lo que el Alto Consejo nos hará si no tenemos éxito en nuestro intento..."


****************
Explorador Drakh Shivalht, en órbita alrededor de Darok VII.
01:15 hrs, 29 enero 2263

"¿Qué es esto?" preguntó el Vekh'shivalht Drakh a su Primero al llegar al puente de su pequeña pero bien equipada nave. Su servicio en esa posición no duraría, claro está, él lo sabía... había cosas más importantes para él en un futuro cercano, y ya que él había ayudado en lo que había ocurrido en el ahora maldito mundo llamado Centauri Primero, él y su tripulación recibirían un nuevo nombre y título.


Y quizá lo que hiciera en este lugar haría que ascendiera más cerca del Más Alto que se rebeló contra sus enemigos... "¿Así que el Enemigo osa desafiar este lugar, el lugar que perteneció a nuestros Maestros?"


"¡Vekh'shivalht!.... ese parece ser el caso, sí.. es con un interés expreso que vemos la llegada de una nave del enemigo en baja órbita; una de las embarcaciones de la Flota de Estrellas Blancas, ¿no son los peones del humano llamado Sheridan?"


"Eso he oído.." musitó el Vekh'shivaltht calculador, con una avispada sonrisa. "Pero ya que es así, ¿POR QUÉ está aquí este Estrella Blanca sólo? Nuestros contactos no nos informaron de esta ... visita... por lo tanto...¿cuál es su propósito?"


"Quizá buscan algo, alguna pista de nuestro emplazamiento..." respondió el Primero, con un atisbo de malicia en sus ojos. "Si eso es así, pueden caer en alguna de las trampas que nuestros maestros y nosotros dejamos atrás."


"Quizá, pero por ahora será mejor que miremos y aprendamos. Sólo de ese modo podamos aprender del Enemigo y sus movimientos, y sus razones para venir a este lugar en este momento." El Vekh'Shivalht tomó asiento y se inclinó hacia delante. "Llévenos a modo silencioso, Primero... y también a órbita baja...


Porque el Enemigo puede darnos una oportunidad de atacarles, tal vez antes de lo esperado..."

ACTO TERCERO (ir al principio)


En ruta en hiperespacio. Estrella Blanca 113.
29 de enero 2263; 09:15 ESTÁNDAR


"Buenos días." Colvhar saludó a Jamie, mientras ésta caminaba hacia el puente. Ella sabía que su expresión le diría exactamente cómo se sentía, pero no le importaba demasiado en ese momento, con lo preocupada que estaba por toda la situación. "Y ahora, ¿puedo preguntar si has dormido?"


"Bastante mal Colvhar; SEGUIRÉ durmiendo mal mientras sigamos esta senda y hasta que lleguemos hasta el final, esto es, si es que hay un final ... si no se desvanece en la invisibilidad en algún lugar del camino por el que vamos."


"Eso no ha ocurrido todavía." Observó Colvhar con expresión neutral. "En todo caso el rastro parece haber aumentado en intensidad."


"¿Dónde estamos?" preguntó Jamie mientras se sentaba en la silla del capitán. "Ya que seguimos este rastro a máxima velocidad desde hace casi medio día debemos estar más cerca de nuestro objetivo ¿no?"


"Compruébalo por ti misma."


Jamie se detuvo un momento para comprobar su posición y silvó. "Bueno estaré... Colvhar, esto no puede ser una coincidencia."


Sabía que te darías cuenta de inmediato. Hace menos de una hora pasamos por los territorios antes controlados por las Sombras, antes de que pasaran más allá de los Confines con el Primero, Lorien. No dudo de que cuando alcancemos el final del rastro nos encontraremos en uno de sus antiguos lugares de poder."


"¿Alguna idea de a cuál?"


Colvhar asintió. "Después de muchas deliberaciones, creo que será o Azhkoka IV, Theta 742 o Darok VII."


Jamie parpadeó... Darok VII. ¿Por qué le sonaba ese nombre? "Ese último, Colvhar..."


"Es un nombre que recuerdas..." Murmuró Colvhar, sus ojos mostraban que estaba pensando en asuntos lejanos en el espacio y el tiempo. " Y recuerda, debes hacerlo, Jamie. En los últimos compases de la Guerra de las Sombras la tripulación del Estrella Blanca 14 se sacrificó para que las Sombras estuvieran en el lugar correcto en el momento correcto, para que el Presidente Sheridan y nuestro Entil'zha pudieran hacer lo que hicieron."


Por supuesto. "No es una coincidencia.." murmuró para sí misma. "¡Esto no puede ser una coincidencia!" Después de pensarlo unos instantes, se decidió. Colvhar... prepárese vamos a dejar de seguir el rastro!"


"¿He oído bien?"


"Sí." Respondió ella, con la mirada intensa. "¡Prepárese para fijar rumbo hacia Darok VII, Colvhar... Apuesto a que es ahí donde están, capturados o lo que sea!"


"¿Y si no han sido capturados?"


"Entonces Sheylaht tendrá muchas cosas que explicar." Después de unos instantes se dio cuenta de que no podían cambiar de rumbo sin explicarle al capitán del Estrella Blanca 61 lo que ocurría. "Póngame con Val'na Vedrou, Colvhar."


"Al habla."


"Alain..." dijo mientras la imagen se desplegaba. "Creí que era mejor que lo supieráis... ha habido un ligero cambio de planes. Colvhar ha descubierto algo que ha llamado la atención, en el momento en que lo mencionó... vamos a cambiar de rumbo para dirigirnos directamente a Darok VII."


La imagen holográfica de Alain levantó las cejas por la sorpresa. "Sé lo que estás pensando, Jamie, y también sé de la reputación del Anla'shok Vedim para encontrar las respuestas que necesita. Sin embargo puede que te interese saber que estábamos a punto de contactar contigo con respecto al MISMO asunto!"


"¿Ah sí? No quiere usted decir.."


Vedrou asintió. "Sí. Felicidades para tu asistente también por llegar primero. "


Jamie se volvió a Colvhar y sonrió por primera vez en lo que pareció una eternidad. "Bueno, fue una buena deducción ¿no?"


"Eso parece." Musitó Colvhar mientras empezaba a realizar el cambio de rumbo. "Aunque honestamente, no diré que me encanta la idea de visitar Darok VII..."


"Ni a mí tampoco Colvhar..." murmuró ella, mientras el Estrella Blanca y su escolta dejaron la senda y pusieron rumbo directo a un mundo de reputación oscura y más oscuros recuerdos. "Pero como parece ser que tenemos una oportunidad de evitar de que la historia se repita, ¿hay otra opción?"


Colvhar no discutió eso y Jamie asintió, sintiendo más esperanza que la que había sentido en días. Y en menos de un día averiguarían si estaban en lo cierto acerca de todo el asunto.
Y ahora que habían dejado de seguir el rastro... tenían que estar en lo cierto.

****************
Babylon 5, Sector Marrón
A media tarde, 29 de enero, 2263

Absorto en sus pensamientos y algo mareado por las bebidas que se había tomado por ese lugar que David había llamado "Bajofondo", Adam deambuló lentamente por los pasillos, sin prestar atención a los que andaban a su alrededor. Después de todo, ahora que se había pasado la mejor parte de el último día y medio explorando lo que su hermano había denominado "la mejor parte de Babylon 5" cuando había hablado con él la noche anterior había decidio que esa noche sería la indicada para caminar por el lado salvaje....


Y esa parte de la estación estaba claro que parecía encajar con esa descripción. Mala iluminación, con algún que otro grupo de humanos y alienígenas de paso, ocupados en sus propios, seguramente oscuros y quizá hasta ilegales asuntos. Adam se rió ante ese pensamiento, era muy posible, aquí en la frontera, que por fin viera el lado de la vida que Mamá y Papá no habían querido que vieran.


Frunció el ceño entonces; ¡malditos sean todos!... nunca parecieron aceptar que él no era su hermano… siempre lo habían tratado como a un trapo por eso, lo otro y todo lo demás. Incluso una vez que había demostrado que podía hacer buen dinero consiguiendo un contrato en el espacio, no habían dejado de quejarse. De hecho, antes de irse para venir aquí, Papá le había vuelto a poner verde por no seguir los pasos de David en las Fuerzas Terrestres.


Bueno, ya no estaba en la Tierra... y entonces Adam divisó algo interesante por el rabillo del ojo y empezó a merodear por donde había un grupo de ... ¿cómo se llamaban? [Drazi; eso era] para verlos más de cerca.


¡De acuerdo! Era otro bar, oscuro, lleno de humo y seguramente peligroso, parecido a otros en los que había estado, durante los tiempos en que se había saltado el toque de queda. Ese sitio parecía lo suficientemente interesante como para ver cómo era... levantó la vista... sí, Estrella Negra, sí, ese era el lugar, ¡bien! Al entrar sintió ojos que le observaban, midiendo lo que valía, pero no le importaba la verdad. Ese era el tipo de cosa a la que se había acostumbrado también en los últimos años.


Y si los problemas se cruzaban en su camino, bueno, que así fuera. Todas las peleas en las que se había visto envuelto, las había ganado y había escapado antes de que los de Seguridad llamaran a la puerta... este lugar no sería diferente, musitó Adam, mientras se dirigía a la barra.


Y entonces se dio cuenta de que un alienígena se había puesto en su camino, de cabello negro y con tatuajes, con los ojos brillando con malicia... Adam frunció el ceño; ahora ¿qué diablos significaba eso? "Tú no eres de por aquí, humano ¿verdad?"


Adam parpadeó y se quitó el cigarro de la boca. "No…supongo que no ¿verdad?" respondió Adam sin complejos. "Pero verás, he venido porque creí que podía ser un sitio interesante para visitar... que quizá podría tomarme un par de copas, escuchar algunas historias, mirar a esta bella bailarina..."

"Creo que no" le respondió el alienígena con una sonrisa llenándole la cara. "Has entrado en un lugar que no conoces, humano… y a juzgar por tus ropas, deja que adivine: eres de la Tierra ¿verdad? Buscas problemas tal vez ¿no? ¿Algo más peligroso que a lo que estás acostumbrado? Pues lo has encontrado, amigo mío..."

"¿No querrás decir?" Maldita sea, murmuró, entro en un sitio y ya alguien está planeando meterme en líos. Nunca falla...

"Sí. Desgraciadamente ya que es así y porque has entrado en un lugar al que no perteneces, me temo que antes de que terminemos, antes de que mis compañeros y yo dejemos que te vayas…."

De acuerdo. Era obvio lo que estaba a punto de ocurrir, y Adam decidió que ya estaba harto de los preliminares. Con el gancho que había patentado en la universidad, golpeó al alienígena en la mandíbula, enviándolo directamente al suelo y propiciando una repentina ola de silencio alrededor del bar. "No lo creo señor; no tengo porque soportar todo esto, sobre todo viniendo de alienígenas como tú. He oído hablar de ti en las noticias, allí en casa.. y si es pelea lo que quieres, bueno, entonces supongo que te tendré que dar una."


Desde su lugar en el suelo el alienígena rió y se limpió una pequeña mancha de sangre de la boca antes de volverse hacia sus secuaces, que ya se habían puesto en pie, sonriendo ante la próxima pelea. "Ahí... ¿lo veis? Os dije que este era otro como el que vino antes... ciego y con prejuicios, un peón de la guerra de las palabras de su Presidente muerto. No tendría que haberse ido de la Tierra y ahora le enseñaremos el porqué."


Y cuando llegó la hora de la verdad, Adam pudo oír a la mujer del bar gritándoles a todo pulmón, pero que gritara; por ahora, tenía cosas más importantes de las que ocuparse....

****************
En otro lugar....


"Está bromeando, Jefe..." El Sargento Glenn Satamba murmuraba a su comunicador. "¿No?"
"Me gustaría" respondió el Jefe, con la voz forzada. "Nos acaba de llegar un informe de que hay una pelea de la leche en el Estrella Negra. Llévese un equipo allí y deténganla."


"De acuerdo…" Satamba cortó la conexión y se dirigió al tubo de transporte, sacudiendo la cabeza con incredulidad mientras sus hombres le seguían. "Cinco veces en un mes..." gruñó. "¿Es que ese sitio cría los problemas o qué?"

****************

Mientras, en el Estrella Negra, las cosas no le iban demasiado mal al humano en la pelea, pero tampoco demasiado bien. Adam ya había recibido algunos golpes importantes de sus oponentes, y uno de sus labios rezumaba sangre... pero al mismo tiempo, uno de los alienígenas, Brakiri, eso creía que eran, estaba frío en el suelo. Y mientras se movía por entre el montón de mesas volcadas y cristales rotos, maniobrando para encontrarse con el siguiente objetivo, sabía que como siempre, ganaría al final. Siempre ganaba.


Aunque deseaba que la mujer a cargo de la barra se callara de una vez.


Y entonces la oyó cambiar de táctica, se preguntaba de qué iba todo eso... algo sobre "no otra vez"? Y entonces saltó cuando una mano grande le agarró del hombro.. y se volvió lentamente y se encontró con la mirada airada de un hombre grande y de piel oscura que vestía un uniforme de Seguridad impecable. "Bien… es suficiente, creo. ¿Por qué no viene con nosotros?"


Ah… Maldita sea. Adam se paró en seco; ¡no podía creerlo! Pero aunque los asistentes del hombre de Seguridad se dirigían a coger al Brakiri, parecía que no se podía discutir lo que acababa de ocurrir; se había metido tanto en la pelea, que había permitido que le cogieran a él. "No me lo puedo creer..." murmuró. "¡No puede ser!"


"Parece que te ha tocado" le dijo el hombre de Seguridad, con una gran sonrisa. "Tenía que pasar. Bueno ¿cómo te llamas hijo?"


"Corwin" murmuró. "Adam Corwin."


"¿Corwin?" el hombre de Seguridad respondió incrédulo. "Dime que no tienes nada que ver con..."


"Eso es."


El hombre de Seguridad rompió a reír, mientras sacaba a Adam del bar y después se llevó el comunicador a la boca. "Teniente Corwin, aquí el Sargento Satamba..."


"Aquí Corwin, continúe" respondieron.


"Teniente, lamento informarle de que acabamos de poner a su hermano bajo custodia... creo que debe ser usted el primero en saberlo."


Una callada maldición salió por el comunicador. "¿Qué ha hecho, Sargento?"


"Bueno, cuando llegamos al Estrella Negra, Teniente, encontramos a su hermano luchando cuerpo a cuerpo con un grupo de Brakiri..."


"Ya veo" respondió fríamente. "Está bien; me encontrare con ustedes en la Central de Seguridad, manténganle allí hasta que yo llegue." Adam parpadeó al oír eso, sabía exactamente lo que le venía encima, algo que tanto sus padres como su hermano habían perfeccionado con los años, cuando se trataba de lo que ellos llamaban sus "escapadas".
Un discurso.


"Así será, Teniente" fue la respuesta de Satamba; entonces su captor cortó la comunicación y le regaló otra de esas miradas de "probablemente tengas
problemas". "Venga, vámonos."

****************


Central de Seguridad, poco después

"¿Por qué?" le preguntó Corwin mientras Adam estaba sentado al otro lado de la celda. "Por qué lo has hecho? Quiero decir, de todos los sitios a los que podías ir... ¿por qué tenías que ir allí?"


"Me estaba defendiendo de esos alienígenas, David. Habría terminado la pelea... y habría ganado al final."


"Te estás alejando del tema, como siempre. No has venido a Babylon 5 a pelearte con alienígenas, Adam!... recuerdo haberte oído decir, el otro día, que habías venido aquí para saber la verdad sobre la estación, su historia, y su gente. Bien, es bastante difícil que aprendas algo de la Babylon 5 si consigues que te maten en el Bajofondo ahora ¿no?"
"No habría acabado así."


"¿Ah no?" Corwin empezó a dar pasos arriba y abajo. "Y supongo que has vuelto a beber ¿no?"


"¿Y qué si lo he hecho?"


Y en ese punto fue en el que Corwin perdió la paciencia. "Vale, si es así como lo quieres, Adam, entonces así será. Voy a decirte esto una vez, y sólo una vez. Como Primer Oficial de Babylon 5 es trabajo mío saberlo todo sobre esta estación y una de las cosas que he aprendido muy pronto es que uno no va por ahí paseando por el Bajofondo, buscando problemas, porque hay mucha gente allí que tienen demasiadas ganas de matar, sólo por el placer de matar."


"Sí bueno, lo que sea."


Corwin dejó de caminar al oír ese comentario y miró enfadado a su hermano. "Bueno, supongo que sólo diré una cosa más antes de que Seguridad te saquen de la cama, ya que está claro que no quieres escuchar nada de lo que yo te diga. Si te hubieran matado allá abajo esta noche, ¿sabes quién tendría que haberles dicho a Papá y Mamá que su hijo pequeño había muerto, aquí en Babylon 5, porque había buscado problemas en el sitio equivocado?"


Entonces pudo ver la bravuconería de Adam, inducida por el alcohol. "¿Tú?"


"Eso es. Lo habría hecho porque hubiese sido mi deber… algo que tú está claro que no entiendes." Y se paró en ese punto, sabía que debía parar, porque si se enfadaba más acabaría diciendo algo que después lamentaría. "Piénsalo mientras duermes, Adam... y espero que hayas aprendido la lección esta vez, si eso es posible."


Corwin se volvió hacia la puerta de la celda. "Abre."


"¡Espera un momento! ¡David!"


Corwin salió de la celda y la puerta se cerró, ahogando los gritos de su hermano. Siguió caminando hasta salir de la Central de Seguridad y no paró hasta que entró en el tubo de transporte más cercano, donde pudiera estar solo.


"Esto no va a funcionar..." murmuró, negando con la cabeza. Lo había intentado pero ahora estaba claro que Adam no había venido a aprender nada que ya no supiera. Y excluyendo un milagro, parecía seguro que la cena de mañana por la noche iba a ser una de las peores experiencias de su vida hasta la fecha.

****************
Aproximación a Darok VII en órbita elevada.
30 de enero 2263, 6:45 hrs


"Estamos llegando al sistema del punto de salto..."Colvhar informó mientras el Estrella Blanca 113 y su nave acompañante se acercaban al sistema de Darok. "¿Usamos la puerta?"


"No…" respondió Jamie después de pensarlo unos instantes. Increíblemente, había logrado por fin dormir unas horas la noche anterior; que eso hubiese ocurrido después de su decisión de venir directamente hasta allí no podía ser ignorado. "Activa motores de salto, llévanos al ecuador, Colvhar."


"Preparados… activando motores de salto.. ¡ahora!"


Habían estado mucho tiempo en el hiperespacio, ella sonrió mientras la corriente del hiperespacio se retorcía y se desgarraba y depués se abría en el óvalo de un punto de salto, a través del cual los dos Estrellas Blancas pasarían...


"¿Están aquí?" Jamie dijo mecánicamente, pero no del todo, desde su asiento, tan tensa estaba por la necesidad de estar en lo cierto...


"Preparados…" Colvhar levantó la visto, la expresión de su cara era ahora severa; incluso él entendía las normas que Sheylaht había roto al venir hasta ese lugar. "Lo están."


"Llévanos hasta allí, Colvhar... prepara un caza y llévame al Estrella Blanca 103. AHORA."

 

****************
Puente del Estrella Blanca 103.
06:48 ESTÁNDAR

"Informe." Pidió Sheylaht. "¿Son ellos?"


Rucharht Heers, su primer oficial asintió con gravedad. "Sí. Eso es algo que ya esperaba de todas formas. Si alguien podía encontrarnos después de la convulsa trayectoria que nosotros hemso seguido al venir a este lugar, tenían que ser otros Rangers, y otros Estrellas Blancas." Heers se detuvo un momento y después hizo una mueca. "Nos saludan, Val'na."


"Acepte el mensaje." Sheylaht respondió, sentada en su silla. Pero entonces la Minbari cambió el gesto al ver quién había liderado la fuerza de seguimiento. "¿Jaime?"


Heers suspiró. De todos los Rangers a ese lado de la galaxia ¿por qué tenía que ser ella? "Sheylaht. Permíteme que vaya directa al asunto, si me lo permite. Después de mucha deducción por nuestra parte, la seguimos hasta aquí, a este mundo de oscuridad.. y por lo que sé ya que no han estado en ningún otro lugar desde entonces, deben tener todavía a la Embajadora Gaim con ustedes ¿es así?"


Sheylaht asintió, con bastante calma. "Es correcto."


"Eso pensé. De acuerdo, Sheylaht, voy a subir a bordo; después de que logre calmar a la Embajadora Gaim un poco, va a usted a explicarme por qué en el nombre de Valen ha hecho esto. Y una vez me lo haya explicado volveremos a Minbar y entonces hará lo mismo ante el Alto Consejo... y dudo mucho que vayan a ser tan indulgentes como yo."


"Estaba dispuesta a asumir ese riesgo.." respondió Sheylaht. "Y la razón por la cual yo y mi tripulación hicimos lo que hicimos es una sumamente crítica..."

****************
Habitaciones de la Embajadora Gaim.
... una media hora más tarde


"Es usted Ranger como ella" comenzó la Embajadora Gaim en Minbar, con su voz traducida claramente enfadada, si es que eso era posible. "Pero no es el Capitán de esta nave, como ella; usted la ha seguido hasta este lugar; usted nos explicará por qué nos han tendido aquí encerradas."


Jaime suspiró e intentó apartar la nube de gas nocivo que intentaba entrar por su respirador. "Eh, no es una habitación tan mala.. buena atmósfera con sistema de sonido..."


"¿No tienen ustedes los humanos un dicho?" respondió la Embajadora Gaim, irritado. "¿Una jaula de oro sigue siendo una jaula?"


"No desprecies las jaulas hasta que hayas sido un canario intentando esconderte de un gato."
"La conclusión es ... la Capitana está buscando algo importante, ¿seguramente algo que está poniendo en peligro a la Alianza? Algo que la Capitana cree más importante que un viaje al mundo de Minbar... ¿Qué cosa es esa?"


Ante eso Jaimie miró directamente a Sheylaht y la Minbari asintió gravemente. "Mis disculpas, Embajador, por la falta de comunicación durante este... tiempo de intranquilidad, pero sabiendo lo que sabíamos con seguridad.. por contactos nuestros, no hubo tiempo de comunicárselo, sólo hubo tiempo para actuar. Vinimos hasta este lugar, a este mundo llamado por algunos Darok VII, porque es posible que haya una posibilidad de saber de los presentes movimientos de los Drakh. Y también, si todo va bien, la localización de su nuevo planeta base."


La Embajadora Gaim se puso en pie, también pareció más frío y distante. "Esto es importante, pero podría haber esperado; ha sido presionada por esta otra Ranger para que nos lo dijera. Ahora que sabemos la verdad; nos LLEVARÁ al mundo de los Minbari, como reclaman las reinas."


Sheylaht le hizo una reverencia. "Será pronto Embajadora. Mis equipos allá abajo en el planeta ya casi han terminado su evaluación de la base Drakh y su contenido."


"Tiene que ser pronto" terminó la Gaim. "No toleraremos más retrasos... recuerde esto, Capitana, y bien; su Consejo sabrá de este asunto...por las Reinas, lo prometemos."


"¿Qué intenta demostrar Sheylaht?" Reclamó Jaime, momentos después mientras ella y Sheylaht salían de las habitaciones de la Embajadora.


"Sabe bien de qué va todo esto." Respondió Sheylaht, con la expresión grave. "Las Sombras mataron a mi hermano y ahora que han desaparecido más allá de los Confines gracias a Sheridan, la única opción que me queda es alcanzar a sus sirvientes, y hacer que ellos paguen por el terrible error de sus Amos. Nuestros contactos indicaron que este lugar era la mejor oportunidad de encontrar su actual localización y porque yo creí... y porque mi tripulación siguen mis órdenes como siempre han hecho, nos iremos una vez TENGAMOS esa localización ... y solamente entonces."


Fue entonces, claro, cuando el Infierno se desató. "Val'na Sheylaht, Val'na Pratchett..." Heers anunció con la voz apagada. "Necesito que ambas vengan al puente.. ahora. Nuestros equipos de tierra se han encontrado con un .. problema."


Momentos después los dos Rangers entraron en el puente del Estrella Blanca 103 y Jaime parpadeó tanto por sorpresa como por el horror que se cernía sobre ella al ver la imagen que se mostraba en la pantalla del puente... una imagen del pasado, un pasado en el que ella había pensado mucho desde que desapareció. "¿Es eso lo que... creo que es?"


Heers asintió gravemente. "Sí."


¿Qué más se podía decir? Mejorado y a lo largo de tres cientos kilómetros de espacio y aire... una forma de pulpo negro con múltiples brazos se había colocado sobre la base Drakh, su intención estaba muy clara por los frenéticos comentarios que les llegaban desde los equipos de tierra. Una unidad de defensa tierra-tierra y tierra-aire... de diseño Sombra.


"¿Pueden salir de allí?" preguntó Sheylaht, palidenciendo.


"Negativo" respondió Heers, mientras la construcción de tecnología Sombra seguía inmovilizada con una constante barrera de energía, de chillidos... púrpuras, mortíferos y tan, tan familiares a la memoria. "Sus transbordadores han sido destruidos por esa... cosa, y no podemos enviar más para recogerles ya que el arma Sombra seguro que destruiría a cualquiera que lo intentara."


Jaime se frotó las sienes, intentando luchar contra el dolor de cabeza que había empezado hacía un momento, mientras a su lado Sheylaht estaba allí con gesto grave, quieta como una estatua.


¿Podía la cosa ponerse aún peor?

ACTO CUARTO (ir al principio)


Órbita sobre Darok VII
Estrella Blanca 113
30 de enero, 2263, 07:30 ESTÁNDAR

"¿Ya has decidido un plan, espero?" preguntó Colvhar cuando Jamie entró a toda prisa en el puente. "El arma que hay allá abajo no parece que sea tan fuerte ni en sus capacidades defensivas ni ofensivas como fueron las naves Sombra que los Rangers se encontraron en la Guerra de las Sombras"

"Bueno, Colvhar, enseguida lo averiguaremos.." respondió ella. El Estrella Blanca 61 y el 103 abandonaron la órbita y descendieron hacia el planeta. "Vamos a por esa cosa, entonces Sheylaht irá a rescatar a los suyos y después saldremos todos de aquí." Aunque tenga que sacarla a patadas y dando gritos en el hiperespacio, añadió mentalmente.

"¿Y los detalles cuáles son exactamente?"

"Alain y Sheylah atravesarán la atmósfera planetaria con su tripulación y se aproximarán al arma Sombra desde dos direcciones distintas. Una vez el arma haya sido totalmente controlada, sacaremos a nuestra Estrella Blanca del hiperespacio y la situaremos justo encima y nos la llevaremos."

"Un salto, dentro de la atmósfera.." respondió el espía, con una sonrisa asomando a su cara, "en principio...eso tendría que funcionar. Pero hay algo que nosotros como Rangers hemos aprendido con el tiempo... y eso es que casi siempre hay complicaciones con las que tratar, al intentar seguir lo que parece un plan ideal..."

"Cada cosa a su tiempo, Colvhar..." Jamie respondió con sus pensamientos puestos en los próximos acontecimientos. "Cada cosa a su tiempo. De momento lo que debemos intentar hacer, veamos qué espacio tenemos para maniobrar... ¿Cuál es el estado de los otros Estrellas Blancas?"

Colvhar lo comprobó rápidamente. "Ya están treinta kilómetros dentro de la atmósfera superior... y descendiendo."

"Como estaba planeado; prepárate para activar los motores de salto, Colvhar... pronto nos necesitarán y no intento decepcionarles."

"Entendido. Motores de salto a punto; saltemos...

"AHORA."

****************
Babylon 5
Alrededores del Jardín Zen.
07:45 ESTÁNDAR

Auque era por la mañana, había poco que se pudiera hacer, decidió Adam mientras deambulaba lentamente por el vestíbulo con ánimo agrio y despreciativo. La noche anterior había vuelto a dejar que su lado más oscuro de su naturaleza tomara el control... el lado que el resto de su familia parecía sacar a relucir tan a menudo. Era parte de lo que él era; incluso él mismo no sabía por qué a veces hacía y decía esas cosas, pero al final el resultado era siempre el mismo.. y eso siempre le traía el problema.

Esta vez, sin embargo, había sido la peor de todas. La noche anterior, David le había dicho a bocajarro que él podría... no, debería haber muerto, allí en el bar.. y realmente, eso era seguramente cierto, esta vez.. tendría que haber ocurrido. Y ahora como irónico contrapunto, su conciencia le remordía.. y esta vez, tal vez, sólo tal vez, era el momento de escuchar lo que le decían, por fin...

En el pasado esos ataque de su conciencia nunca le habían durado más de una hora o dos.. pero esta vez parecía ser distinta... de alguna forma. Adam negó con la cabeza y suspiró, mientras su deambular le llevó a ver una obertura en la pared del vestíbulo, se introdujo por ella casi sin pensar. Quizá ese era el lugar adecuado.. parecía llamarte a que entraras, de alguna forma, casi como si una vez habías puesto el pie en Babylon 5, no fuese posible irse sin que te cambiaran.

Y después se paró.. y miró arriba. Había salido a una especie de estancia cercada por tres lados, en la que lo único que había era un camino, un banco y un jarín de arena que rodeaban a una sola roca aislada. Adam se agachó al borde del camino frunciendo el ceño; el arena se arrugaba alrededor de la roca, casi como si se hubiese caído desde el eje de la estación allá arriba...

"Bien.." una voz anunció a sus espaldas, y Adam saltó y se revolvió al ver a una Minbari de cara pequeña y misteriosa sonrisa en la cara. "Interesante, que se haya usted sentido atraído hacia este lugar... Adam Corwin."

¿Qué diablos? "¿Cómo sabe mi nombre?" excalmó.

La sonrisa se esfumó en lo que a él le pareció una expresión que decía 'estas cosas ocurren'. "Nuestros mayores nos enseñan a escuchar. Yo escuché en el momento adecuado.. y supo por qué usted vino hasta este lugar y cómo. Desea aprender la verdad acerca de este lugar y acerca de lo que mantiene a su hermano aquí... por qué ha permanecido aquí con tanta lealtad ¿verdad? ¿Desea usted escuchar por primera vez en su vida, Adam Corwin?"

Adam se quedó parado durante un largo instante. Simplemente no podía creer que esto le estaba ocurriendo.. y aún así, esa Minbari parecía sincera; ¿es que David había hablado con ella? Si era así quizá escucharla ayudaría a que... bah, quizá si David oyera lo que él iba a escuchar, eso ayudaría a contrarrestar la estupidez que había cometido la noche anterior. Sonrió y asintió. "Bueno, creo que será mejor ¿no?"

"Entonces le diré algunas cosas que tal vez quiera saber..." respondió la Minbari. "Dos cosas que podrá usted llevarse consigo de vuelta a casa. La historia de Babylon 5, tal como yo la aprendí, ya que yo también soy una recién llegada a este lugar; es la historia de unas personas que hicieron lo correcto en los lugares correctos y por las razones correctas.. y también es la historia de la vida. Los de su especie, dirigido por aquellos que acabo de mencionar, llegaron aquí y construyeron este lugar, y porque lo hicieron y por lo que consiguieron aquí, los de mi especie, los soñadores y los constructores, están vivos para poder apreciar la vida...

¿Entiende lo que le estoy explicando?"

Él frunció el ceño y suspiró. "Mentiría si dijera que sí ahora mismo.. pero prometo que pensaré en ello, ¿de acuerdo? Seguramente eso será buena idea igualmente.. el Teniente me ha preparado unas cuantas charlas más como la de usted, esta noche... eso ayudará a que yo acabe de hacerme a la idea de todo ¿eh?"

La Minbari asintió con una sonrisa de nuevo asomando a su rostro. "Así será."

"Ahora, em, tendrá que perdonarme.. señora.. tengo cosas que hacer antes de esta noche." Adam se levantó y salió de allí a prisa."

****************

Sherann se quedó allí quieta unos segundos más hasta que el humano desapareció de su vista y después se rió para sí. "El buen Embajador de la República Centauri..." murmuró para sí, "pierde su apuesta."

****************
Superficie de Darok VII
Antigua base Drakh/Shadow.
08:05 ESTÁNDAR

El Anla'shok Triveik se agachó en el caos de ruinas apiladas en la entrada sur de lo que anteriormente fue territorio Drakh, y suspiró amargamente. ¡Hacía mucho frío allí!... un frío que podía incluso con el sistema de calefacción que llevaba en la ropa... y la única fuente de calor, el caza había sido destruído poco antes. Más frío incluso que los helados vientos que destruyeron los glaciares polares allí en la Tierra.

Desde luego, el estar agachado sobre ese caos no hacía las cosas más fáciles... pero ¿qué otra cosa podía hacer? La razón para esconderse incluso ahora era difundida a gritos a través de los vientos...aquel monstruo negro como la noche, con tentáculos, a cien metros de altura que había emergido del suelo, hacía una media hora podía hacer estragos con los Rangers que le habían seguido hasta allí...

"¡Mira!" gritó uno de los de su equipo y Triveik suspiró con alivio, al oír el sonido, y entendió su significado; el chillido distante y agudo le era familiar e incluso mientras lo escuchaba, el chillido seguía aumentando... el sonido de la tormenta que descendía.

La tormenta conocida a la mayoría de seres inteligentes en el espacio local...

Como la llamada fuerte y sonora de la Flota de Estrellas Blancas.

De forma bastante repentina la construcción Sombra retrocedió hacia las alturas, chilló con tono de desafío y liberó cuatro deslumbrantes líneas púrpuras de muerte. Las dos naves que se aproximaban sortearon fácilmente esos rayos mortíferos y devolvieron el fuego.

"¿Es cierto que sólo lo están distrayendo?" preguntó uno de sus hombres incrédulo, y Triveik asintió mientras uno de los Estrellas Blancas disparaba sobre sus cabezas.

"Sí, la comandante del Estrella Blanca 113 necesitaba la localización exacta del arma por una razón concreta. Llegarán en cualquier problema ahora que los otros dos han dado trabajo al enemigo"

Los demás asintieron al comprender la situación y después abrieron bien los ojos, y otro sonido percibió Triveik, un aullido ahogado, retorcido...

"¡Ya vienen!"

****************

  Un momento de indecisión... un momento de sorpresa era lo único que hacía falta, cuando una distancia de medio kilómetro de la atmósfera de Darok VII de repente se abrió y apareció un punto de salto. Por unos momentos el punto se abrió, y una ráfaga aulló sobre la base y la construcción de técnica Sombra se estremeció confundida, sorprendida ante la nueva llegada. Un momento de sorpresa... eso era lo único que hacía falta, para sellar su destino...

Un brillante y deslumbrante rayo de fuego amarillo salió del morro del Estrella Blanca 113, y las otras dos naves habían estado esperando unos segundos también, cuando aparecieron sobre la construcción Sombra disparando sus armas primarias y secundarias. Y mientras las armas respondían con igual fuerza finalmente.. murió. Los Rangers en tierra veían aliviados como el arma Sombra se tornaba rojo brillante, después se ponía al rojo vivo y finalmente se rompía en pedazos. Se habían salvado.. y la crisis, eso parecía, había pasado...

O eso parecía...

****************

Bajo la tierra, ellos planeaban la venganza contra aquellos que les habían aniquilado. Uno de los suyos se había levantado hasta la superficie para destruír a los intrusos, y había sido él destruído... eran lo suficientemente inteligentes como para saber eso... habían sentido la muerte de su hermano.

Para esta carnicería habría una respuesta. Sus nuevos Amos habían prometido que sería así, para aquellos que se habían quedado atrás, cuando sus primos más simples, si es que los primos más mortíferos que habían seguido a los antiguos Amos más allá de los Confines. Por el momento se quedarían allí, pero algún día... algún día, eso creían, les llegaría la llamada para que se levantaran.

Era inevitable. Habían esperado mucho tiempo a unos nuevos Amos... ¿qué eran unos pocos meses más, si lo comparábamos con toda la vida que ya habían vivido

****************
Horas después...

"Es hora de irnos, Sheylaht..." Le recordó Jamie a su amiga, mientras la Minbari permanecía depie entre las ruinas del pasado con una expresión a penas lejible. "Ahora que el Val'na Vedrou y su tripulación se han ido a Minbar con la Embajadora Gaim tenemos que volver a Babylon 5".

"Entiendo tus palabras..." respondió Sheylaht tras unos instantes. "Y lo haré, como sabes, seguiré las órdenes del Sha'vei Shival y el Alto Consejo.. cuando llegue el momento."

Jamie apretó los dientes y volvió a comenzar. "Sé que no es algo que esperes con ganas, pero después de los problemas en los que has metido a tu tripulación al venir hasta este lugar.. tienes que responder por lo que has hecho. Las cosas no han ido tan mal como podrían haber acabado; si hubieras hecho descender a tu Estrella Blanca hasta la superficie, ese arma podría haberla destruído, y también.. y es lo más seguro, os habría matado a todos."

"Hay verdad en tus palabras, Jamie.. pero duele llegar tan lejos para descubrir que todo aquello en lo que crees puede que sea todo una mentira, todo este tiempo"

Jamie asintió con severidad. "Gracias por recordarme ese pequeño detalle. Dijiste antes que tus 'contactos' te habían proporcionado la información sobre este lugar... exactamente ¿de qué contactos hablabas?"

Sheylaht dejó escapar un suspiro. "Vaya, es una respuesta simple y aún así, quizás no lo sea, como hemos podido ver. Durante los primeros momentos de la Guerra de las Sombras, antes de que nuestra gran flota fuese construída, caminamos por las fronteras más oscuras, tú y yo y cientos más, reuniendo información, caminando por caminos oscuros que otros temían pisar. Durante este tiempo yo a veces encontré que era necesario entrar en contacto con razas que hasta ese momento estaban lejos de nuestros territorios, que nunca se habían unido a la Liga de Mundos no Alineados, antes de que dejara de existir... razas que habían estado solas, sin poder alguno que pudiese afectar al resultado de la Guerra. Y como sabes algunas de esas razas fueron destruídas junto con sus mundos hacia el final de la Guerra... pero algunas siguen existiendo; y de las que quedan, muchas continúan hablando con nosotros. De estas últimas, continúan pensando mucho en los Drakh por la razón que sea. Sospechan que mientras continúen en silencio, esos sirvientes de la Oscuridad finalmente se atreverán a seguir los pasos de sus Amos, y se preocupan del futuro.. y buscan pistas acerca de sus andanzas."

"Y el nombre de ese mundo.." respondió Jamie, llegando a una conclusión que no le gustaba, "es uno del que has oído hablar varias veces, de diversas fuentes, de distintas razas."

Sheylaht asintió. "Mientras los Drakh sigan allá fuera, Jamie, esa culturas entienden que la Oscuridad puede volver.. hay que encontrar a los Drakh y hay que detener sus planes antes de que sea demasiado tarde, antes de que empiecen a moverse..."

"Eso puede que sea así; pero lo que estás buscando... obviamente no estaba allí. Lo mejor que puede ocurrir es que lo que has hecho te traiga problemas con el Alto Consejo, lo peor es que los Drakh podrían habernos puesto una trampa, o una prueba para ver cómo reaccionariamos cuando se nos presentara algo inesperado..."

"No quisiera analizar eso demasiado.. pero existe la posibilidad de que sea como dices. Por el momento como los de tu especie dicen, es hora de enfrentarse a la verdad... hora de que nos vayamos de este lugar de recuerdos oscuros."

Jamie asintió sombría, mientras ambas abandonaban la base y se dirigían hacia el transporte que las esperaba en el primer nivel, en el exterior del perímetro base. "Eso me temo."

****************
Babylon 5
Las habitaciones del Teniente Corwin.
18:55 EST
ÁNDAR

Corwin metió la cabeza entre las cacerolas humeantes que había sobre la superficie de la cocina; los olores que salían de ellas eran mejores que cualquier cosa que hubiese olido en mucho, mucho tiempo. "Doc, no tiene idea de cuánto aprecio que me ayude con esto..."

Al otro lado de la pequeña cocina de Corwin la Dra Hobbs arqueó una ceja. "Déjame que te lo diga claramente Teniente.. deberías cuidar más de tu cocina... y arprender a cocinar comida de verdad que te aleje del comedor de oficiales ¿no crees?"

Corwin sonrió tontamente y asintió. "Sí, supongo que debería ...pero bueno.. te he ayudado un poco.."

Hobbs le respondió con una mirada de '¿ah sí?', antes de probar su creación. "Hay poco que puedas hacer para arruinar una ensalada."

"Yo, em.. lo he pillado.. pero espero que él aparezca. Cada vez que se mete en líos Adam suele volver deprimido, porque mis padres tienen la costumbre de tratarle como a un trapo cuando averiguan en lo que ha estado metido."

Hobbs movió la cabeza con gesto serio. "Y anoche, fue tu turno para asumir ese papel; ya veo que no te gustó."

"Eso seguro". Corwin se sentó, algo deprimido. "Es que la única cosa de toda la galaxia que puede enfadarme tanto es mi hermano.. y como se pone tan cabezota cuando bebe, yo al final perdí los nervios y él se fue a dormir..."

"Bueno..." Zack interrumpió en ese momento, "yo todavía no me rendiría con él todavía, Teniente. El sargento me dijo esta mañana que tu hermano parecía verdaderamente arrepentido sobre lo ocurrido cuando él le acompañó a sus habitaciones anoche...cuando tú le dijiste que le podrían haber matado en el Bajofondo.. eso parece que le dejó bastante hecho polvo."

Corwin gruñó. "Lo creeré cuando lo vea."

En ese momento Vir intervinó en el asunto. "Ah.. sobre ese asunto, hay algo que deberían saber... algo que podría influir en la cuestión de si su hermano por fin se unirá a nosotros esta noche..."

"Ah..chico.." murmuró Zack. "Eso puede ser bueno..."

"Embajador..."

"¡Por favor! Ahora que usted es el Primer Oficial de Babylon 5 y ya que ha sido tan amable de invitarme a cenar, y darme este fantástico aunque pequeño vaso de brivari.. 'Vir' es suficiente cuando no estamos actuando en situaciones 'oficiales'."

Corwin sonrió e indicó que estaba de acuerdo.. ¿por qué no? "Vir... ¿qué pasa?"

"Anoche, la nueva Embajadora a Minbar vino a mis habitaciones para interesarse por el progreso de mi recuperación, y durante nuestra conversación, salió el tema de tu hermano, y la razón de su visita. No me preguntes cómo, estas cosas simplemente ocurren.."

"Vir.." la Dra Hobbs preguntó educadamente, "¿Podrías ir al grano antes de que nos durmamos?"

"¡Perdón! Quizá yo haya mencionado ya que me preguntaba qué podría cambiar la opinión de tu hermano sobre Babylon 5, y también mi preocupación acerca del éxito de este evento. La Embajadora Sherann dijo que ella 'pensaría' sobre el tema y después volvería para hablar sobre ello conmigo. Bien, esta mañana ella y yo nos encontramos en el vestíbulo y ella me dijo una cosa, sólo una cosa...

'Ahora me debe usted un favor, Embajador'."

"Oh, vaya, es cierto.." Corwin dijo para sí. Si la Embajadora Sherann se hubiese implicado en la 'educación' de tu hermano, cualquier cosa puede haber ocurrido...

Y entonces, el timbre de la puerta sonó, y todos los que estaban en la habitación se volvieron hacia la puerta. "David..." La voz aparentemente dubitativa de Adam preguntó instantes después. "Estoy aquí, puntual, como tú pediste. ¿Puedo entrar?"

"Dale una oportunidad..." le animó Hobbs desde uno de los rincones, Vir miraba con el vaso en la mano, y simplemente indicó sí con la cabeza".

"Abrir" ordenó.. y enseguida se llevó una de las sorpresas más grandes de su vida, hasta la fecha, cuando Adam entró en la habitación... un Adam recién afeitado con el corte de pelo más corto que jamás hubiese llevado...

"Vaya, que me maten..." murmuró.

"Embajador." Dijo Adam, tendiéndole la mano a Vir y después, haciendo lo mismo uno a uno, con el resto de invitados. "Jefe. Doctora.. gracias a todos por venir. Yo.. bueno, la verdad es que esperaba que después de lo que hice anoche.. que esto no iba ya a ocurrir... no estaba seguro de si yo mismo quería pasar por ello, pero .. esta mañana, me encontré con una Minbari que me dijo unas cuantas cosas que yo necesitaba oír.."

Corwin miró a Vir y el Centauri asintió. Después tendría que agradecérselo a la Embajadora Sherann en persona.

"... y en cuanto a ti, David.. te debo una disculpa. Cuando llegué a tu estación esperaba lo peor porque todo lo que sabía sobre Babylon 5 era lo que había oído en la ISN y las demás cadenas, así que supongo que he sido un imbécil. Y depués, al estar lejos de la Tierra por primera vez en mi vida, decidí que debía divertirme." Adam se detuvo un momento para pensar bien qué debía decir. "Bueno y como algunos de vosotros ya sabéis, divertirse casi me ha matado... lo que significa que todavía tengo mucho que aprender.. pero bueno, por eso he venido aquí esta noche ¿no?

Pues eso..." Terminó Adam. "¿Qué me dices David? Es tu turno.."

De pronto Corwin se dio cuenta de que todos los que estaban en la habitación le miraban... y la decisión, cuando le llegó el turno, fue fácil de tomar a pesar de todo...

****************
Diario personal del Teniente David Corwin
Primer Oficial de la Estación Espacial de la Alianza Interestelar Babylon 5
31 de enero, 2263

Para empezar, la comida fue la leche, hay que admitirlo. Y he decidido que antes de que acabe el verano, cocinaré lo suficientemente bien como para poder invitar a la Dra. Hobbs a cenar y yo de cocinero esta vez. Tendré que practicar bastante hasta entonces.

La sorpresa más grande de la noche: durante toda la cena, Adam fue educado, mucho más educado de lo que yo pensaba. Le dijo a todos algo del porqué había seido llevado hasta aquí, el trabajo que había hecho en la nueva barrera de defensa planetaria, y a su vez, algunos de mis invitados le preguntaron cosas también. Pero realmente lo que Adam necesitaba oír no empezó hasta que yo terminé de lavar los platos....

Cuando Vir, Zack y la Doctora empezaron a hacer su trabajo... 

****************

"¿Ahora querrá escuchar, Adam Corwin?" comenzó Vir mientras los demás esperaban atentamente, el Embajador Centauri se había presentado voluntario para empezar a hablar, ahora los demás tendrían que seguir su ejemplo. "Esa es en mi opinión una buena cosa."

"Desde luego Embajador. De hecho..."

Vir levantó un dedo y el joven Corwin se quedó callado. "Por ahora, será mejor que hable menos y escuche, creo. Aprender sobre Babylon 5 y lo que ha hecho por nosotros es aprender una verdad singular... que la historia de este lugar es la historia del servicio..."

****************

... Mientras yo pensaba en tiempos pasados... un tiempo en que las leyendas caminaban por estas estancias, leyendas que sirvieron a su gente, de un modo que era aceptado por unos y despreciado por otros. Personas que dieron tanto y recibieron tan poco a cambio. Gente como Londo Mollari, G'Kar, Michael Garibaldi, Susan Ivanova y John Sheridan. Vir explicó algunas de sus historias desde su propia perspectiva... y si hay una cosa que he aprendido con los años es que Vir es todo lo sincero que uno pueda ser para ser un Centauri.

Y Adam podía ver eso mismo.

****************

"Lo más duro que tengo que decirle, Adam..." comenzó Hobbs "y lo que he aprendido de primera mano trabajando en Servicios Médicos en los últimos cinco años es que la historia de Babylon 5 siempre ha sido la historia del dolor y de la lucha. Algunos se perdieron por el camino y algunos se alejaron de la senda pero volvieron antes de que fuera demasiado tarde para ellos..."

****************

Ha sido un camino difícil, eso es seguro. Y por cada uno que sobrevivió muchos otros no ... como el Teniente Warren Keffer, el Ranger Marcus Cole y el verdadero Embajador Kosh.. y aquellos que podrían haber muerto pero que no murieron, quienes fueron salvados o que lograron salvarse a sí mismos antes de que fuese demasiado tarde.

Como el Doctor Franklin.

****************

"¿Y qué me dice de usted, Jefe?" preguntó un ya conmovido Adam a Zack, quien se había mantenido mayormente al margen mientras Vir y Hobbs hablaban. "Lo que he oído hasta ahora... es casi increíble, qué lejos estaba de entender la verdad sobre este lugar."

Zack asintió. "Bueno, chaval, así es la verdad ¿no? Casi siempre la verdad termina siendo lo que menos esperas, o quieres oír.. y a veces, diablos, la mayoría de las veces, la verdad hace daño; yo lo aprendí a las duras, hace unos años."

"¿Cómo?"

"Digamos, Adam.. que aunque está bien creer que se está haciendo lo correcto por los nuestros y por la Tierra, a veces no puedes creer en todo lo que la gente te dice... como.. es verdaderamente fácil decir 'tenemos que sacrificar a unos pocos para salvar a todos los demás', cuando tú no eres uno de los que van a ser sacrificados."

"Pero... como usted sigue aquí, Jefe... eso significa que usted es uno de esos 'pocos'¿no?"

Zack asintió. "Así es Adam... lo soy. Pero muchas personas que creían, gente que dieron sus vidas por Babylon 5 y por la causa , porque creían en ella... ya no están."

****************

Y entonces hay que limpiar todo el lío de la post-cena y los invitados se han ido cada uno por su lado. Y a pesar de mis propias dudas previas, la idea de la Capitana salió mejor de lo que yo había predicho. Cuanto más escuchaba Adam, más parecía darse cuenta de que todo aquello en lo que creía no eran verdad en absoluto.. y que las agencias de noticias no pintan un cuadro fiel a la realidad del mundo. Volveremos a hablar antes de que vuelva a la Tierra mañana... pero estoy casi seguro de que este cambio será permanente.

Y como efecto secundario, durante el transcurso de la noche, mientras yo escuhaba a Vir, la Dra. Hobbs y al Jefe ir contandos sus relatos de la verdad, empecé a pensar en por qué yo he permanecido aquí durante cinco años cuando es casi seguro que podría haberme ido a casa desde por lo menos el momento en que nos separamos de la Tierra.

Y el darme cuenta de eso ha sido algo interesante para mí...

 

CONCLUSIÓN (ir al principio)


Babylon 5
Cámaras del Consejo de los Rangers
Media mañana 31 de enero, 2263.

Lo que habían sido llamados a hacer era algo que no podían ignorar, Jamie se dio cuenta de ello mientras había estado sentada por primera vez a la derecha de Shival, en aquella mañana de oscuros presagios. Uno de sus camaradas de los Anla'shok se había descarriado debido a un rumor y por la necesidad de perseguir a aquellos que habían servido a las Sombras, en su tiempo.. y debido a esa necesidad, había llegado lo inevitable.

El Espectro del Fuego había extendido su mano y había logrado atrapar a su amiga... y cuando ella misma había estado entre las ruinas de la base Sombra, había casi creído que podía oírlo también.. y las voces que susurraban acerca de sus enemigos esperando ocultos...

Y entonces, de repente, volvió al presente, cuando Shival se erguía con una expresión severa y cerrada mientras Sheylaht permanecía depie en posición de descanso frente a la mesa del Consejo con cara solemne. "Val'na Sheylaht. Se te ha convocado aquí, en este momento, para que escuches el veredicto del Alto Consejo de los Anla'shok.. y ya que nuestros grandes líderes no han podido venir en este día para dar su juicio, yo he sido llamado para actuar en su nombre, y eso haré...

Es el juicio del Alto Consejo, Val'na que seas relevada de tu puesto de mando y que se te despoje del rango de Val'na durante un periodo no menor a dos años estándar. ¿Entiendes la razón de esta acción?"

"Lo entiendo, Sha'vei" respondió la joven Ranger. "Abusé de mi autoridad al hacer las cosas que hice, en llevar a mi tripulación a donde no deberíamos haber ido, y también poniendo a la Embajadora Gaim en grave peligro... el castigo es por lo tanto jussto. ¿Puedo preguntar qué pena debo cumplir durante ese tiempo?"

"Se ha decidido ..." continuó Shival "que por ahora... servirás como Oficial de Operaciones a bordo de la Estrella Blanca 71. A su comandante le ha sido ordenado que compruebe su progreso en general, Anla'shok Sheylaht... y si todo va bien, y realizas tus deberes como mejor sabes...

Entonces tal vez llegue el día en que se te reinstaure tu rango y mando. Pero ese es el futuro... no será así de momento. Puede irse... y por lo tanto nuestros deberes aquí hoy...

han concluído."

Cuando el Consejo se hubo disuelto y Jamie se levantó de su asiento se dio cuenta de que Shival se había vuelto hacia ella y de repente decidió sentarse de nuevo..."¿Tiene usted algo que decirme señor?"

Shival asintió con una sonrisa en la cara. "No estaba seguro de usted cuando vino aquí la primera vez... pero ahora, ya no dudo ya que fue usted capaz de resolver este asunto de forma admirable, sin perder vidas ni cosas de valor. El Consejero mayor eligió bien al enviarte a que vinieras con nosotros, Jamie Pratchett.. una buena elección, desde luego."

"Gracias señor" Shival asintió ante eso y se levantó para irse.. pero Jamie se quedó allí, unos instantes más, absorta en sus pensamientos. Sheylaht tenía razón en una cosa... los Drakh seguían estando allá fuera y tarde o temprano la Alianza y los Rangers tendrían que vérselas con ellos..

Y entonces, de repente, se acordó de lo que la estaba esperando en su oficina, y gruñó. "Me alisté a los Rangers..." murmuró "porque odiaba el papeleo... porque odiaba la burocracia... Ahora.."

"¿Crees que eres un miembro de esa misma burocracia?" Jamie casi sale disparada del susto.. levantó la vista y vio a Shival depie en el umbral, sonriendo todavía. "Si crees eso, entonces quizá todavía te quedan cosas que aprender sobre ti misma." Y con eso el Sha'vei desapareció por la puerta...y fue sustituido instantes después por un sonriente Colvhar.

"¿Siempre es así?" preguntó mientras ambos se alejaban de las habitaciones del consejo, juntos.

"A veces"

"¿Y eso que significa exactamente?"

"Ah.. ya lo averiguarás.."

"¿Y se supone que eso tiene que hacer que me tranquilice? No, no me respondas a eso, Colvhar.. aquí tienes una pregunta que sí puedes responder. ¿Podrías enseñarme este lugar? No he visto apenas nada todavía..."

"Claro. ¿Por dónde empezamos?"

****************

En otra parte ...

La nave Drakh se movía por el espacio, y su Capitán, el Vekh'shivalht, estaba sentado en su silla de mando, y estaba contento. Lo que habían aprendido en Darok VII había sido una lección importante sobre el enemigo; ahora parecía claro que hasta esos Rangers podían ser tocados por la oscuridad y el odio, y también, por la necesidad de venganza. Eran cosas con las que él y los de su especie estaban más que familiarizados.. y si todo iba bien, su gente serían los que tirarían de las cuerdas de esas marionetas...

****************
En Aduanas ...

"Entonces.." Corwin le preguntó a su hermano mientras los dos se dirigían a la zona de Salidas.. "¿ha merecido la pena, venir hasta aquí, hasta la frontera, para visitar la rama más recta del árbol familiar?"

"Si me hubieses hecho esa pregunta hace dos semanas..." Adam respondió triste, "la respuesta hubiese sido no. Pensandolo bien, la decisión que yo tomé al venir aquí fue en parte porque nuestros padres me empujaron a que viniera... ¿pero sabes una cosa? No tengo ni idea de cómo es posible, pero este lugar, y toda la gente que me has presentado durante mi estancia, parece que algo te cogiera por las solapas y que te sacudiera hasta que se te fueran así todas las tonterías.

Sé que seguramente no me creerás, David... pero ha valido la pena venir hasta aquí. Aprecio lo que has intentado hacer ¿y sabes qué? Quizá sea capaz de mantener mi lado oscuro y chistoso bajo control a partir de ahora..."

Corwin sonrió. "Estoy seguro de que te irá bien. ¿Y qué es eso que he oído de que te han llamado de la Tierra acerca de un trabajo?"

"Bueno, así es..."

****************

Desde el otro lado de la zona de Salidas, Zack y Glenn Satamba apoyados contra la pared observaban la despedida final de los Corwins, el que conocían y el que esperaban volver a ver algún día...

"Parece que de verdad han logrado superar sus diferencias, Jefe."

"Lo han logrado... lo han logrado."

"Le metiste un miedo de Dios en el cuerpo ¿a que sí?"

Zack se quedó pensativo un instante.. y entonces hizo una cosa, sólo una cosa...

Se rió con ganas.

****************

¿Se había termindado de verdad? se preguntó Corwin. Y la respuesta parecía ser sí, increíblemente, mientras iba hacia la Aduana. De vuelta al trabajo como de costumbre...

"Teniente" Corwin se volvió para ver a su CO salir del tubo de transporte más cercano. "Entonces ¿qué tal ha ido?"

"A parte de que a mi hermano casi le matan ¿eso no?"

Lochley arqueó una ceja como preguntando. "Bueno... a parte de eso, sí."

Corwin arqueó una ceja en respuesta y sonrió ... un poco. "Bueno Capitana, ha sido así ..."

******** FIN********