RELACIONES MORTALES: LA ASCENSIÓN DE BESTER

CAPÍTULO POR CAPÍTULO

Parte I: TESIS (p.1)

Capítulo 1 (p.2) Al "Alfie" Bester, de seis años, está trepando a un árbol cuando otros siete niños de su brigada le gritan desde abajo para que se una a ellos en un juego de policías y rebeldes. Al intenta alcanzar una rama más alta, que está lejos de su alcance. Los niños logran percibir lo que Milla, amiga de Alfie, estaba pensando, notan que Milla está preocupada por Alfie, cree que puede caerse y hacerse daño.Los niños se meten con ella con un poema sobre Al. Al no permite que se note su vergüenza, sería una desgracia que fuera por ahí desparramando sus sentimientos, los profesores no olvidarían un error de ese calibre.

Al prefería jugar solo -no tiene amigos- pero se supone que en el Cuerpo tienen que jugar de forma "constructiva" y el recreo ya casi ha terminado. Los niños han votado 7-0 que Alfie tiene que hacer de telépata rebelde. Cuando Al protesta porque él no ha votado, vuelven a votar. Esta vez el resultado es de 7-1 de modo que Alfie va a tener que hacer de rebelde. Brett, el líder del grupo se ofrece a ser un segundo rebelde, y eso enfada todavía más a Al.

Al odia tener que ser el rebelde, así que decide cambiar el juego -emula a su héroe de ficción "John Trakker, el Psico Agente", él será un Psico Agente que está siendo perseguido por una banda de telépatas rebeldes, y él sospecha de la lealtad de su "compañero". Cuando Brett con no demasiada traza le conduce hacia una trampa, Al engaña a su compañero, proyecta una imagen de su propia cara a la mente de Brett y de esa forma consigue escaparse. Cuando llega a la estatua de William Karges (ese era el objetivo del juego) se encuentra con un normal cuya presencia evita que sus perseguidores se venguen por hacer trampa (hacerle eso a Brett era algo no permitido). Siente la ira de sus compañeros de juegos pero lo que le sorprende de verdad es el odio que siente que proviene del normal.

Capítulo 2 (p. 12) Tres Risas entran en la clase y Al está seguro de que vienen a por él. Las Risas llevan unas túnicas grises con capucha y máscaras de plásticos sin agujero para los ojos, ni la nariz ni la boca. Las máscaras pueden mostrar imágenes (normalmente es una risa amarilla cuando traen regalos, una boca curvada hacia abajo cuando vienen a castigar a alguien). Ese día alguien ha sido malo. Cuando el profesor pregunta quién ha sido, Al se levanta. Las Risas van hacia él y se quitan los guantes negros (una imagen terrorífica para los niños y para Al también). Ponen sus manos sobre él y sacan todos sus secretos para que todos los vean. Entonces le llevan hasta el momento exacto en que traicionó a Brett. Le hacen entender que al asaltar a Brett, negó al Cuerpo Psíquico, ya que al olvidar que Brett es su hermano, olvidó que el Cuerpo es Padre y Madre de todos ellos.

Esa tarde Al no tiene ganas de ver a John Trakker Psico-Agente y está fregando cuando la Srta Chastain, la madre de su casa, le invita a tomar te y galletas en su habitación. Ella le habla a Al acerca de su madre, quien fue testigo de como los normales mataron a su madre y a varios párrocos; le recuerda que cuando a él le tratan con dureza en el Cuerpo, es para hacerle más fuerte para que cuando crezca pueda proteger a los telépatas.

Esa noche en sus sueños Al revive su traición. Al despertarse del sueño, sale de la cama y mira las estrellas. Por el rabillo de sus ojos divisa un destello de las caras que a veces ve en sus sueños, pero cuando intenta enfocar bien lo que está viendo, siempre desaparecen. Pero sabe que la mujer tiene el pelo rojo y el hombre lo tiene negro. Son las caras del Cuerpo y le aman.

Cuando llega el Cumpleaños, la fiesta empieza con piñatas. No importa que lleven los ojos tapados, porque todos proyectan el sitio de la piñata al jugador. Entonces un grupo de niños más mayores propone un juego. Es una vieja leyenda africana acerca de la cooperación. Todos los disfraces, escenarios son proyectados telepáticamente y la mayor parte del diálogo es recitado.

Llegan Las Risas, esta vez ríen y reparten regalos. El de Al es un libro de John Carter "El colono de Marte". Después, tras la cena cantan. Al se siente mejor y decide intentar subir al árbol de nuevo. Una chica nueva, Julia, le sigue y Al le dice que le mire mientras él trepa. Esta vez consigue alcanzar la rama más alta y cuando se vuelve triunfante para ver la reacción de Julia, ella ya no está. Ve como se aleja de allí con Brett. Al decide a partir de entonces olvidarse de las chicas. El Cumpleaños apesta, se dice a sí mismo.

Al se levanta con la mano de una Sonrisa sobre su boca. Le da una túnica y le ordena que le siga. Mientras caminan por una Teeptown a oscuras, por lugares que nunca había visto, Al se pregunta dónde van. Cree que quizá podrá ver a la madre y al padre de sus sueños. En vez de eso es conducido hasta una oficina donde conoce al hombre más viejo que nunca había visto: Kevin Vacit, el Director del Cuerpo Psíquico. Vacit le pregunta a Alfred qué quiere ser. Un Psico-Agente le responde Al. Cuando el director le pregunta el porqué, Al le da la respuesta esperada (=servir) pero también le da su verdadera razón (=ser el mejor). Cuando Vacit envía a Al de nuevo a la cama, le advierte que no debe decirle nada a nadie sobre su encuentro. También le advierte que habrá cambios una vez él se haya ido. Aguarda la llegada de las Sombras y ten cuidado; y entonces Al ve la imagen de algo semejante a una araña.

Capítulo 3 (p.25) Están todos en la sala común, Al intenta que le dejen en paz para poder leer su libro. Brett empieza una conversación, le pregunta a Al qué cree que las Risas son en realidad. Julia cree que son robots, pero los robots son ilegales, y las máquinas no pueden ser telepáticas. Al le da una posible explicación: son telépatas rebeldes a los que les han borrado sus recuerdos. El tema pasa a los tests que empiezan al día siguiente. Al está seguró de que va a aprobar. Después de los exámenes entrará en la Academia Menor y se librará de Brett y de los demás.

Al está examinándose contra un chico que se llama Simon. Cada uno de ellos debe memorizar una foto, y al principio del test, cada chico tiene que conseguir la foto del otro chico sin permitir que el otro descubriera la suya. Al visualiza la mente de Simon como una esfera negra encerrada en varias esferas transparentes, mientras recuerda las clases de su profesor sobre por qué los telépatas procesan la telepatía visualmente y lo importante que es recordar la diferencia existente entre la analogía visual y la realidad. Al gana el concurso sin demasiada dificultad y después de que Simon se haya ido, el profesor lanza un ataque contra Al para conseguir ver su imagen. Después de intentarlo, Al pierde y vuelve en sí unas dos horas más tarde en la enfermería. Su profesor le explica que se ha dado cuenta de el sentido de satisfacción y engreimiento al vencer a Simon y no quería que Al padeciera de un exceso de confianza en sí mismo.

El profesor entonces reta a Al a un juego de piedra, papel, tijera. Al dice que él gana, que la piedra rompe las tijeras, y el profesor alarga la mano y retuerce la mano de Al. Yo gano, dice, porque no estoy de acuerdo en que ahí había tijeras ni piedra, sólo hay manos. Y mi mano es más grande, más rápida y más fuerte que la tuya. ¿Lo entiendes?

Al lo entiende, el profesor ha hecho trampa. El profesor le está diciendo que si tiene algún problema en romper las normas, entonces deberá dedicarse a los negocios, no a ser Psico Agente.

Después Al y Brett están estudiando cuando llegan Risas enfadadas, entran de repente en la habitación y les ordenan que se desnuden . Llevan a los dos chicos a la sala común, y allí se encuentran con todos los demás en el mismo estado. Las Risas hacen que todo el grupo salga afuera

Capítulo 4 (p. 34) Las Risas ahora sonríen, y llevan a los niños desnudos a un largo paseo entre otros niños y adultos hasta que llegan a una habitación oscura. Las Risas empiezan a atormentar a los niños telepáticamente hasta que Al se rebela y empieza a gritarles a las Risas que paren. Todos los niños se le unen y cada vez hay más ruido, hasta que finalmente se encienden las luces y todo para de repente. Las Risas se han quitado las máscaras y eran en realidad los adultos que les han educado: las enfermeras, las madres de las casas y los profesores.

El profesor Hua, el más viejo, les explica que el producirles miedo ha sido por su bien, y algún día lo entenderán. Su brigada, formada por niños a los que se les manifestó la telepatía al nacer, es la Brigada Primera, la mejor del Cuerpo. Y las Risas fueron una vez la Brigada Primera y tuvieron que pasar por la misma humillación. Ahora los niños ya no son niños.

Las Risas se desnudan y se arrodillan y les dicen a los niños que sus mentes fueron violadas para que aprendieran por qué un telépata nunca debe ser invadido sin su permiso. Y ahora invitan a los niños a que entren en sus mentes y que hagan lo que deseen. Mientras los demás niños sondean las mentes de los profesores, Al se queda a un lado y rehusa unirse a los demás, sigue intentando averiguar de qué va todo eso, no se fía. Él aprende una lección algo distinta, no la que los profesores pretendían enseñar. Decide que él no puede confiar en ningún individuo, sólo el Cuerpo es digno de lealtad.

Los niños reciben unas túnicas negras y unos guantes. Al ponerse los guantes, Al sabe que por fin ha dejado de ser niños.ño.

Parte II: ANTÍTESIS (p.39)

Capítulo 1 (p.40) Con quince años Al se encuentra con Julia casualmente entre clase y clase, y le invita a una excursión que la antigua Brigada Primera está organizando para el siguiente Sábado. Después de las clases Al deambula por la Estación MetaPol del Oeste [MetaPol o Policía Metasensorial, ese es evidentemente el nombre oficial de los Psico Agentes] donde él pasa mucho tiempo, la mayor parte del tiempo sigue los informes de telépatas rebeldes y persecuciones. Hoy el Sr. Van Ark, el jefe de la estación tiene noticias muy interesantes: Stephen Walters, aunque lleva muerto doce años, ha vuelto a resurgir. Van Ark habla de Walters como un Psico Agente que se volvió rebelde. [El Cuerpo cambia la historia cuando le conviene]

Más tarde cuando hace su ronda diaria, Al se pregunta por qué nadie querría volverse rebelde. Es incapaz de pensar en una razón satisfactoria.

El sábado por la mañana se encuentra con el grupo de la Brigada Primera para ir de excursión. Está vestido sport pero con ropas oficiales del Cuerpo; los otros visten ropa de civil "por si nos cruzamos con normales". El plan es ir en tren a Chamoix, hacer una excursión alrededor de la base del Mont Blanc hasta St.Gervais y entonces volver en tren.

La primera parte de la excursión va bien. Cuando están descansando a lo largo del camino, otro grupo de chicos se les acercan.Uno de ellos se percata de la ropa de Al y empieza a insultar y meterse con los telépatas. Al devuelve el insulto y le da un tortazo en la nariz al matón. Espera que el otro se rebele pero se sorprende cuando lo hace, pero lo que de verdad le duele son los pensamientos de pura violencia en la mente de Antoine (así se llama el matón). Brett libra a Al del matón y los normales se retiran. Al quiere meterse en la mente del matón, pero finalmente se reprime por obediencia a las normas del Cuerpo.

Capítulo 2 (p.51) Mientras cocinan la cena en un fuego a tierra, los amigos de Al hablan sobre la pelea. Al dice que tendría que haberle pegado al chico. Milla dice que ella debería haberse metido en su mente durante unos segundos (¿para qué tener una mente superior si no puedes usarla?) Al defiende las normas del Cuerpo, pero Milla dice que los normales fueron los que escribieron las normas. Todavía humillado, Al se aleja solo caminando hacia una pradera mientras las estrellas empiezan a salir. Entonces oye voces en la cercanía, son Brett y Julia, y al darse cuenta de que están haciendo el amor, bloquea su mente y espera.

Cuando al final vuelve al lugar de la acampada, los ve a todos desde la distancia, sentados alrededor del fuego. Siente lo cerca que están unos de otros y se da cuenta de que allí no hay lugar para él. Trabajará para protegerles, pero siempre será el forastero que está de paso.

A la mañana siguiente, Al le pregunta a Julia por qué le invitó a esta excursión, y ella le responde que porque él es amigo suyo. Él no la cree y le pregunta cuál es la verdad. Ella reconoce que fue porque ellos, sus profesores, estaban preocupados por él. Al le agradece a Julia su sinceridad y le dice que nadie tiene por qué preocuparse por él.

En la estación de tren, Al está esperando para comprar sus billetes de vuelta mientras los demás comen. Al reconoce en la cola, esperando a comprar billetes a Lara Brazg, una telépata rebelde, una P5, de la que él ha estado realizando un seguimiento desde la estación de la MetaPol. Piensa en llamar a los Psico Agentes, pero inmediatamente después toma otra decisión. Cuando llega a la ventanilla averigua el destino de la fugitiva gracias al vendedor de billetes (París) y compra billetes destino Ginebra para sus compañeros y uno para París. Les lleva los billetes a sus compañeros, les dice que va a ir a los lavabos y entonces aprovecha para embarcar en un tren a París.

Capítulo 3 (p.56) Al logra localizar a Brazg en el tren, duda sobre qué hacer. Probablemente podría vencerle mentalmente, pero entre una multitud de normales, ¿cómo lograr explicar la situación? Decide entonces presentarse ante el hombre de seguridad del tren y conseguir su cooperación. En la oficina del guardia Al explica que ha localizado a la rebelde. El guardia le pregunta a Al si ya ha llamado a los Psico Agentes de PArís. Al se da cuenta de que él no le había mencionado que el destino del rebelde era París, se da cuenta justo a tiempo de para poder evitar el ataque del guardia que le iba a golpear con su porra. Al lo paraliza mentalmente y después le maniata y amordaza. Un escaneo le indica que Hech, el guardia, es un simpatizante de los telépatas rebeldes y que por eso Brazg va en este tren en concreto. La experiencia de vencer la mente del normal le provoca a Al un sentimiento de euforia, y comprende que haya una parte que a un telépata le tiente para rechazar las normas y convertirse en rebelde. Al permanece en la oficina durante todo el trayecto para asegurarse de que nadie descubra a Hech, después coge la porra y la pistola y vuelve al vagón donde había encontrado a Brazg. Ella ya no está allí.

Capítulo 4 (p.62) Después de unos segundos de pánico, Al encuentra a Brazg entre un montoón de pasajeros que esperan a sañor del tren. Pero al salir del tren, por un momento queda abrumado por el sonido de fondo de todas las mentes de la ciudad de París. Cuando logra liberarse de eso, Brazg ha desaparecido de nuevo. Sus opciones son o bajar al metro o salir a las calles, y decide que no está preparado para ir a la zona subterránea y dedice correr hacia la superficie. Llega justo a tiempo de divisar a Brazg mientras gira una esquina. Él la sigue mientras esta se dirige a la Plaza de la Bastilla. Él se sienta en una cafetería para mezclarse entre la gente mientras espera localizarla. Le "sirve" un camarero muy antipático [¡París sigue siendo francés!] y espera al atardecer, entonces ve a Brazg abandonar la plaza, esta vez disfrazada. Mientras la sigue, alguien le sorprende y lo lleva a punta de pistola; es Portis Nielsson, uno de los socios de Brazg, y conocido asesino.

Capítulo 5 (p.68) Al intenta convencer a sus captores que se ha escapado del Cuerpo y que quiere unirse al movimiento clandestino. Desconfiando de él, le llevan hasta un pequeño bote a motor y salen al río. Le dicen que tiene que desbloquear su mente y permitirles que le escaneen. Él acepta y cuando ellos entran en su mente, lo que hace es fusionar las tres mentes y las utiliza para amplificar una señal de ayuda. Mientras los otros se quedan distraídos durante unos segundos, Al salta al agua, y le disparan antes de que caiga. Consigue llegar a la orilla y se tambalea entre la multitud, pero Brazg y Nielsson le siguen. Se desploma en una avenida y sus perseguidores le alcanzan. Nielsson está a punto de volverle a disparar, entonces llegan los Psico Agentes y matan a Nielsson. Le dicen a Al que todo irá bien.

Al vuelve en sí en un hospital. Allí hay un Psico Agente que se le presenta, es Sandoval Bey. Al reconoce su nombre: es el Dr. Bey, un instructor de alto nivel de la academia. Bey le dice que Brazg está bajo custodia. Nielsson está muerto. Y el Sr. Bester ha tenido suerte. Un Psico Agente fue asesinado en la estación de tren y estaban registrando otra parte de la ciudad cuando recibieron su llamada. Al se queda sorprendido cuando se entera de que ya sabían que Brazg estaba en la ciudad. No lo sabían, reconoce Bey. El fugitivo al que perseguían era otro: Al Bester. Y ¿le había mencionado que está usted bajo arresto? le dice Bey.

Capítulo 6 (p.76) De nuevo en Teeptown, Al se enfrenta a un juicio. Los juicios son el director de la Academia Menor, el Psico Agente de más edad, y en el centro un hombre al que Al no reconoció al principio. Sin embargo, cuando le oye hablar, Al le recuerda, es el hombre con el que se encontró al pie de la estatua hacía años, el que había irradiado tanto odio. Un normal. Los otros jueces le llaman Director. Así que fue él el que tomó el relevo del Sr. Vacit. Está claro que el Director es partidario de perjudicar a Al pero nota que el resto de la mesa le da apoyo telepático (odian al Director tanto como él odia a los telépatas). Bey habla por Al, y el Director, lleno de desprecio, deja a Al a cargo de Bey para el castigo que éste decida imponerle.

Capítulo 7 (p.81) El castigo impuesto a Al será ser la "estatua del día" ,aunque no por un día, como suele ser la costumbre, sino hasta que Bey decida liberarle, y Bey todavía no ha dicho cuando será eso. Debe permanecer allí, quieto, en la postura de la verdadera estatua de William Karges. [Karges: de él se dice que fue un telépata secreto que dio su vida para salvar a la Presidenta Elizabeth Robinson de un asesino. Se le retrató saltando para interceptar la bala. Parece ser que los miembros más antiguos del Cuerpo no creen la historia oficial de Karges]

Al tiene que permancer inmóvil y soportar los abusos y burlas de quien quiera que pase por allí, y los profesores llevan allí clases enteras de alumnos para que le observen. Sólo consigue descansar durante períodos de cinco minutos. Cada vez que se le pregunta por qué está allí debe siempre dar una respuesta predeterminada.; el resto del tiempo debe permanecer mudo. A los estudiantes de la Academia les gusta vestirle de distintos modos cada día. A las ocho termina su turno y tiene que dirigirse a su celda de confinamiento.

Pero después de un día especialmente duro, Al va a las habitaciones de Bey para pedir que le expliquen por qué está siendo tratado de un modo tan duro. Bay le permite pasar y le explica que está intentando salvarle la vida. Le dice que cada vez que se encuentra con alguien muerto o muriendo de suicidio, el último pensamiento que encuentra siempre flotando en el aire es "esto hará que se den cuenta". Y eso es precisamente el modo en que Al piensa. Bey critica el estilo de vida solitario de Al y le dice que necesita a otras personas que le amen y que le apoyen. No puede amar sólo al Cuerpo -debe amar a las personas que hay dentro de él también. El amor por el deber no es suficiente y además puede traicionarte.

Una vez está en su celda, Al está pensando cuando le llegan los pensamientos del Dr. Bey. Bey le recuerda a Al lo que había estado pensando aquel día sobre ver la vida desde diversas perspectivas -recordó que había sido uno de los niños que una vez atormentó a la estatua del día, ahora él veía la misma escena desde el punto de vista de la estatua. Pregunta ¿había alguna razón para especular eso? Al no está seguro. Bey hace que pongan un video en la pared de la celda de Al: la película clásica Rashomon. En la película se cuentan una violación y un asesinato desde el punto de vista de la mujer que fue violada, el marido que fue asesinado, el asesino y el cortador de madera. Al se queda con la imprensión de que nunca sabrá la verdad de lo que ocurrió. Pero piensa en los estudiantes que estuvieron atormentándole, y al observar sus acciones y sus pensamientos superficiales sempieza a entender su motivación, y verles transformar a los tormentadores en casos penosos, entonces se siente él más víctimas que nunca.

Cada noche a partir de entonces Bey le pasa a Al un video, un poema, un cuadro, o cosas por el estilo para que Bester reflexionara y extrajera una lección de todas ellas.

En el décimo cuarto día Bey le dice a Al que se ha terminado su castigo. Al le da las gracias y después le pregunta si pueden encontrarse cara a cara. Bey le dice que vaya a verle a las 6.00 del día siguiente. También le recuerda a Al que ha perdido catorce días de estudio y los exámenes finales son el mes siguiente.

Capítulo 8 (p.94) Al espera siempre con impaciencia sus encuentros regulares con el Dr. Bey porque siempre tiene algo interesante que enseñarle. Bey le da literatura, filosofía, música y más en que pensar y cosas a apreciar.

Un día Al llega y se encuentra a Bey vestido con el uniforme de Psico Agente. Bey le pregunta qué tiene que hacer ese día. Aunque tiene que estudiar para un examen importante al día siguiente, Al dice que tiene tiempo. Bey va a cazar e invita a Al para que vaya de observador. Le da una foto de la fugitiva a Al -es Fátima Cristoban, una de las estudiantes que le habían atormentado cuando él hacía de estatua- . Al protesta, no sabe qué se supone que tiene que hacer, pero Bey le asegura que sí que lo sabe -al fin y al cabo él mismo había entrenado a Al. Bey sale un momento de la habitación, entonces Al mira a su alrededor, esperando encontrar alguna pista. Hay un pequeño espejo en la pared de la oficina de Bey, el único objeto no útil de la habitación, y Al sabe que Bey no es el tipo de persona que se entretiene delante del espejo.

Al va al espejo. Proyecta la imagen de Fátima sobre su propio reflejo y ella empieza a hablar con él. Ella le explica por que odia el Cuerpo y lo que pretende conseguir al irse. [Ver el episodio "El Cuerpo es Madre, el Cuerpo es Padre]

Al se una a Bey fuera, le dice que ya está listo. Bey le mira y le dice "sí, lo estás".

Vuelan en helicóptero desde Ginebra hasta Amsterdam. Es el primer vuelo de Al, y sólo su segundo viaje lejos de Teeptown, así que está totalmente fascinado por las vistas. Mientras viajan, Bey le informa sobre la misión, y le advierte que tuvo que utilizar sus contactos para conseguir que le permitieran que Al le acompañara en su caza. La gente en las altas esferas le estarían observando de cerca.

Se les unen Psico Agentes y sabuesos de la zona en Amsterdam, encuentran una habitación desastrada donde Fatima ha estado recientemente. Desde que Al se "preparó" frente al espejo, Al siente a Fatima como una presencia fantasmal en su cabeza, y pregunta a Bey si realmente está en contacto con ella. Bey no lo sabe -de hecho, hay muchas cosas que no se saben sobre el funcionamiento de la telepatía. Bey utiliza el ejemplo de los viejos dibujos del Correcaminos. A veces un personaje baja corriendo de un precipicio o está allí hasta que se da cuenta de donde está. La telepatía es algo así -convéncete a ti mismo de que algo no debe funcionar, y es probable que no funcione. [Es extraño, pero Bey y Bester parecen haber confundido los papeles del correcaminos y del coyote: al correcaminos siempre le pillan, y se cae de los precipicios. ¿Es error suyo o del autor?]

Bester aventura que "sabe" que Fatima está en un espacio abierto, en algún sitio: un campo o un parque. Bey dice que ahí es donde ella probablemente querría estar, pero no necesariamente donde está.

La dueña de la habitación donde Fatima se alojaba intenta mentirles sobre Fatima, pero la descubren fácilmente y sin tener que recurrir a la telepatía. Bey le pide la verdad, le dice que puede conseguir una orden para un escaneo en media hora, y que será menos desagradable si coopera. Por fin le da la dirección. Bey pide que una patrulla de rastreo acuda a esa dirección, que esperen su llegada y que traigan una ambulancia para el lugar donde actualmente se encuentran, para la casera, que ha padecido una especie de ataque. Entonces se da la vuelta hacia la casera y...

Se apresuran hasta el lugar donde está Fatima, y entonces Al le pregunta a Bey por qué le ha hecho eso a la casera. Bey le dice que no ha sido para tanto; sólo tendrá seis meses de pesadillas, es menos de lo que se merecía.

Cuando llegan Bey está indignado porque la redada ya ha empezado, no le han esperado y dos Psico Agentes están muertos en la calle. Sale a toda prisa sin decirle a Al qué debe hacer. Al registra a los dos muertos y coge la PPG de uno de ellos, después entra en el edificio donde oye el ruido de intercambio de disparos. Pasa cerca de más cadáveres, camina hacia un lado y otro de la entrada y de repente nota una PPG en la cara. Bey grita al Psico Agente que hay al otro lado de la pistola para que no dispare, Al es uno de los suyos. Lleva a Al a la habitación donde yace más de una docena de civiles muertos y otro Psico Agente muerto, y una mujer viva a la que apuntan con una pistola. Los agentes quieren saber dónde está la chica, y ella no quiere cooperar, así que Bey le arrancala información de la mente.

Bey forma una partida de tres sabuesos más Al, atraviesan la entrada hasta llegar a otra habitación. Dentro hay un hombre poniéndose una camisa, el resto de su ropa está todavía en el suelo y Fatima está desnuda, atada de pies y manos a la cama, llena de golpes por todas partes, de forma que es difícil reconocerla, hay sangre por todas partes. Bey ordena a los sabuesos que cojan al hombre vivo y que le lleven a juicio, entonces desatan a Fatima, pero ella muere cuando están llamando a una ambulancia.

Mas tarde Al y Bey están bebiendo café en una cafetería, y Bey le cuenta a Al un chiste sobre un granjero y un cerdo que tenía sólo una pata. Le dice a Al que tiene que desarrollar su sentido del humor si quiere sobrevivir. Además si lo utiliza adecuadamente, incluso logrará convencer a algunos mundanos de que es casi humano.

Capítulo 9 (p.106) Después de un partido de esgrima -Al ha sido caritativo y le ha dado a su oponente un descanso, le ha permitido ganar- se van a comer juntos y se unen a un grupo de amigos de su oponente. Al les cuenta el chiste del cerdo, y ellos reaccionan con los típicos gestos y se ríen del chiste (no les ha hecho tantísima gracia). Todos son más jóvenes que Al, tienen un par de años menos. Le preguntan a Al sobre su "aventura" en París y su castigo; entonces hablan sobre Fatima. Al dice que desearía haber podido hacer algo para evitar lo ocurrido y se sorprende a sí mismo porque siente lo que ha dicho. Invitan a Al a una excursión en barco para el fin de semana.

Al va a ver a Bey para cancelar los planes que tenía con él para el fin de semana, y Bey lleva a Al a dar un paseo. Resulta que necesita hablar en algún lugar donde nadie pueda oírles. Le dice a Al que nadie sabe por qué , el Director Vacit se había interesado por Al. El director actual, Johnston, sabía de ese hecho, pero no sabía el porqué de ese interés, cosa que le preocupaba. Johnston ha hecho todo lo posible por eliminar la influencia de Vacit en el Cuerpo Psíquico. Todos los que estuvieron asociados a Vacit se han ido, de una forma o de otra.

Para resumir. Al tiene un enemigo que le vigila. El continuar con su asociación podrá a Al en mayor peligro, así que será mejor que rompan sus lazos ahora. Como gesto de despedida Bey deja algo en la mano de Al, es un amuleto de la suerte que le gustaría que Al llevara algún día: su primera insignia de la MetaPol.

El equipo de Al gana un concurso: tiene los ojos tapados y tiene que confiar en sus compañeros de equipos para que le guíen bien mientras él rastrea al miembro del equipo contrario que lleva también los ojos vendados. Cuando logra dar el "tiro" ganador con su simulador de pistola, sus compañeros de equipo hacen hurras por Al. Él modestamente les dice que lo han hecho juntos. Van a un bar para celebrar su victoria.

Un Psico Agente encuentra a Al en el bar y le pide que le acompañe. El Director Johnston quiere verle. Al siente la presencia de alguien que le escanea superficialmente mientras Johnstton le interroga sobre la lealtad de Sandoval Bey. ¿Pondría Bey el bienestar de un telépata rebelde sobre la de un mundano leal a los principios del Cuerpo? Al dice que no, pero tiene sus dudas y sabe que alguien ha visto sus dudas. Al irse, Al se debate entre si debe intentar avisar a Bey o no -y se encuentra a sí mismo de nuevo en el mismo lugar donde traicionó a Brett. Decide que Johnston está intentando engañarle para que haga algo desleal y decide irse a casa.

Tres días después Al es la única persona que hay frente a la tumba de Sandoval. Se rumorea que se colgó o que se suicidó haciéndose el hara-kiri o que lo mataron los Psico Agentes.

Capítulo 10 (p.117) El instructor explica a la clase que el siguiente ejercicio de campo determinará toda la nota, y que sólo los estudiantes que tengan una media de B o mejor podrán participar: los demás han suspendido. Los estudiantes son agrupados en equipos de cuatro y no les será dada información alguna sobre la naturaleza del ejercicio. Tienen que estar preparados para marchar por la mañana.

Elizabeth Montoya, uno de los miembros del grupo de Al, le bautiza como Capitán Alfie. Él dice que prefiere Alfred. Se reúnen para hablar sobre qué deben llevar consigo. Acuerdan llevar las botas de caminar, objetos de supervivencia, agua y parkas ligeras.

A la mañana siguiente se les vendan los ojos y les quitan los relojes. Viajan en avión, tren y helicóptero, y los dejan en un lugar oscuro, frío y remoto. El helicóptero les deja allí solos. Inspeccionan su entorno telepáticamente, después con sus gafas de visión nocturna y finalmente con las linternas, y no encuentran ninguna pista sobre el objetivo de su ejercicio.

Aparecen a una milla las luces de un coche. Al se concentra y recibe un pensamiento: cógeme si puedes. Salen a pie para seguir ese mensaje. Al amanecer localizan el rastro de neumáticos y lo siguen hasta un río, donde desaparece el rastro. Envían equipos arriba y abajo de la corriente, averiguan que ese es el único lugar donde el coche podría haber cruzado el río. Acampan en su segunda noche.

Montoya despierta a Al, triunfante y empapada. Ha encontrado el coche, está hundido en la parte baja del río donde hay más profundidad. El equipo se dirige al coche para examinarlo, todos notan un leve rastro que les llevará hasta una pequeña ciudad en la distancia.

Capítulo 11 (p.126) Una vez en la ciudad el grupo registra las estaciones de tren y autobús, las ventas y alquileres de coches, todo sin éxito. Todo lo que han aprendido está donde ellos están, Tuulu, en la Federación de Altai. Al complica las cosas, y decide que el examen se trata de hacer las cosas bien, no sobre coger al fugitivo. Van hasta la estación local del Cuerpo para informar de que un fugitivo ha pasado por allí hace poco. El jefe de la estación les felicita por pasar por allí (él era el fugitivo).

Esa noche el equipo sale a beber para celebrarlo, y Montoya invita a Al a que pase la noche en su habitación.

Capítulo 12 (p.130) Al y Elizabeth Montoya llevan juntos un año, quedan cuando pueden. Al se encuentra con ella para darle buenas noticias -son una pareja genéticamente adeacuada. Él ha hecho que examinen sus perfiles par ver si podrían tener hijos certificados por el Cuerpo. Él la ama y quiere casarse con ella y el Cuerpo no tiene razón alguna para no permitirlo. Sin embargo, para estupor de Al, Elizabeth no se siente tranquilizada por las noticias. Al igual que otros que llegaron al Cuerpo durante la adolescencia, se siente incómoda con la idea de que el Cuerpo regule su vida sexual. Intenta que su vida continúe como antes, pero Al sabe que algo falla en su relación.

Al final ella le dice que se tiene que ir de allí, pero quiere que él la acompañe. Le dice que se encontrará con él en un lugar del parque a medianoche, si él decide acompañarla. A medianoche se encuentran, y los Psico Agentes llegan también para llevársela. Le dicen a Al que ha hecho lo correcto al delatarla, y que seguramente ella algún día se lo agradecerá una vez salga de los campos de reeducación.

Al está listo para ir a casa. Tiene que estudiar para los exámenes.

Parte III: Síntesis (p.141)

Capítulo 1 (p. 142) Bester camina por una playa tropical pero está allí por trabajo. Las mentes a su alrededor son hostiles a su presencia. Ha ido allí siguiendo el rastro que parecía haber desaparecido tres meses atrás, tras un rebelde llamado Jonathan Stone. Stone había desaparecido después de hacer un viaje oceánico con una canoa polinesia, construída al modo tradicional, sin metal, haciendo así que fuera invisible para los dispositivos de rastreo, excepto para un satélite que seguía buscándole.

Un leve zumbido de actividad mental lleva a Bester hasta la casa. Bester se enfrenta a media docena de hombres fuertes que bloquean su entrada a la puerta, les dice que si los helicópteros tienen que entrar, eso dará lugar a tiroteos y que eso dará a la Alianza Terrestre la excusa que estaban buscando para ir allí y tomar el control. Stone da un paso adelante en señal de rendición, aunque ha visto los campos de reeducación y sabe a qué se expone.

Demasiado tarde, Bester se da cuenta de que le han engañado -alguien más estaba con Stone, alguien grande. Bester tiene que luchar contra la mente de Stone, pero Stone es un P10 y finalmente cede ante el ataque de Bester. Stephen Walters, el líder de la resistencia. Consigue la firma y destino de Walters. La persecución continúa.

Capítulo 2 (p.146) Bester intenta convencer al jefe de estación Niles Ramanashah [no se menciona qué estación] para que le asigne al caso de Walters. No sólo porque ha encontrado una pista, no sólo por orgullo y ambición, sino porque es el único que conoce el aroma de Walters. El jefe está impresionado con el récord de Bester: es una lista de hazañas considerable para un hombre joven de 33 [eso nos lleva al año 2222]. Y la lógica de Bester es correcta, debería ser asignado al caso. Ramanashah le dice a Bester que tiene una información sobre él que no está en los archivos: al Director Johnston no le gusta Al. Ramanashah trasladará a Bester hasta su estación aunque al director no le gustará, y después lo destinará a Marte.

Bester y su compañero Erik Andersen son pasajeros en una nave con destino a Marte. Una vez en la cola para pasar el control de seguridad después de desembarcar, se cruzan con un chico que le hace un comentario a su madre sobre los "robapensamientos" que tenían detrás. La madre intenta excusarse, pero claro, ella es totalmente transparente para los Psico Agentes. Erik se pregunta si Bester se acostumbra a toda esa intolerancia; Bester simplemente dice que los dinosaurios tuvieron su momento también. Cuando abandonan la terminal, los Psico Agentes locales, Durst y McCleod se encuentran con ellos y les llevan para que les informen de su misión.

A Judit Uhl, la jefe de estación, le hace gracia la idea de que Bester sepa que Walters está en Marte y que crea que podrá cogerle, muestra su desdén. Hace gestos en la ventana, señala que Marte tiene más tierra que la Tierra y sin embargo tiene cuarenta Psico Agentes para cubrir todo ese terreno. Cuando Bester dice que al menos sólo hay unos cuantos puertos espaciales que vigilar, ella rebate ese argumento con una risa. Las naves aterrizan en cualquier parte de Marte, desafiando el control del gobierno y además allí la gente vive donde quiere, con o sin permisos. A los marcianos no les gusta el gobierno, les gusta la libertad. Algo desinflado, Bester supone que por lo menos le pueden dar una lista de lugares poblados y de transportes; Uhl le da todo lo que ha pedido, con una mueca.

Bester y Andersen se desalientan al ver la lista que tienen que estudiar. Ciento cincuenta lugares dispersas por todo el planeta. Bester dice que tendrán que escoger la opción correcta a la primera, porque una vez se sepa que están allí, los irán a recoger y desaparecerán en el desierto.

Bester lo piensa detenidamente y apunta que todos esos lugares no están separados unos de otros. La gente de los lugares pequeños tienen que ir a un sitio más grande para comprar lo que necesitan, y todos tarde o temprano tienen que ir al lugar más grande de los alrededores: justo aquí, en Siria Planum. Entonces cuando vienen a comprar ¿qué comercia la gente? En concreto, ¿Qué tendría que comerciar un grupo de telépatas rebeldes y que les distinguiría de todos los demás? Andersen lo dice: ¡escaneos legales! Bester ha estado reuniendo una lista de gente que podrían necesitar esos servicios: empezando por un jugador de poker que parece estar ganando mucho.

Cuando Bester y Andersen llegan al casino se encuentran con que Durst y McCleod están allí ya y están interrogando a Cheo, el jugador de poker. Bester y Andersen no se acercan, en vez de eso Bester capta los pensamientos superficiales de Cheo para lograr oír su parte de la conversación. Uno de los agentes locales golpea a Cheo con un escaneo brutal y el dolor le llega a Bester, pero logra deshacerse de él, eso sí antes logra un nombre, una dirección, una cara. Bester y Andersen se baten en retirada antes de que los otros agentes les detecten.

Bajan en la siguiente estación de metro hasta la ciudad en cuestión, esperando adelantarse a los agentes locales. Hablan de su situación frente a la de los marcianos. Parece ser que no quieren que el equipo de agentes de la Tierra tengan éxito, por la razón que sea. Y obviamente trabajan según normas diferentes, ya que el escaneo ilegal perpetrado por los marcianos y que Bester y su socio han presenciado les hubiera supuesto ser detenidos en la Tierra.

Una vez llegan a su destino, se encuentran con la ciudad construida sobre la cara de un precipicio, con "calles" verticales, como ascensores o escaleras y "avenidas" que van en sentido horizontal, a modo de aceras. Encuentran la dirección y se están preparando para entrar cuando el disparo de una PPG pasa rozando la cabeza de Bester.

Capítulo 3 (p.157) El disparo procedía de la pistola de Erik Andersen, iba dirigido a un hombre que acababa de aparecer a lo lejos de la calle, Erik había detectado el peligro con gran rapidez. Bester se agacha, ha sacado su pistola y está listo para disparar. En realidad hay cinco asaltantes, dos a un lado, tres al otro y Erik ha derribado a otro ya. Enseguida derriban a otros cuatro, Bester se ha dado cuenta de que son mundanos y fáciles de engañar: ha hecho que Erik y él sean invisibles para ellos.

Al entrar en el apartamente el primer asaltante ya ha salido, Bester encuentra a McCleod herido e intentando levantar su PPG. Le sugiere a McCleod que no lo haga, entonces Durst le ordena que baje su pistola. Estaba en el rincón, detrás de la puerta. Bester la ataca con un destello mental, que le da tiempo suficiente para sacarla de la línea de fuego mientras Erik la desarma. Bester ya ha tenido suficiente y pide saber qué es lo que ocurre.

Durst se lo explica. A pesar de lo que Bester pueda haber oído, la mayoría de los habitantes de Marte desean la independencia y muchos son miembros de Barsoom Autónomo; los asaltantes eran miembros del ala militar de esa organización. Uhl y muchos de los Psico Agentes más antiguos de Marte están tácitamente a favor del movimiento de independencia, y el resto coopera. Con una fuerza de tan sólo cuarenta Psico Agentes, es cuestión de superviviencia. Uhl probablemente había informado a los terroristas de Barsoom Anónimo para que les tendieran una trampa. Durst y McCleod están al mando de Uhl como agentes secretos del Departamento Sigma. Su verdadera misión es localizar a la resistencia y entonces llamar a las tropas.

Ahora Bester se da cuenta de que los rumores acerca de una base secreta en Marte, trabajando para el Director en persona, eran ciertas.

Chandleer, el hombre al que habían venido a buscar yace en un sillón sin sentido. Durst ha intentado sacar de su mente la situación de la sede de la resistencia sin éxito. Bester lo consigue, pero el hombre puede que a partir de entonces se quede como un vegetal. Bester propone a Durst que una fuerzas con él, ya que está en el lugar y tiene acceso a las tropas. Dejaran a McCleod en un hospital.

En la noche marciana vemos a tres agentes salir de sus ATV cuando cuatro naves con forma de libélulas se acercan, aterrizan y dejan salir tropas. Tres de ellos caminan hasta el ATV; el líder se presenta como Natasha Alexander, comandante del Departamento Sigma. Al ver que Bester reclama liderar la misión y además ella no quiere que su departamento quede oficialmente implicado en la redada, decide concederle el mando de dicha misión a Bester.

La incursión de las tropas no es nada delicada. Las tropas Sigma hacen explotar todas las entradas que encuentran y entran por ellas como un enjambre. El último puesto de resistencia de los telépatas rebeldes es una sala de control,, y prefieren volar por los aires antes de rendirse.Pero uno de los rebeldes aún está vivo, aunque está malherido. Bester encuentra al hombre, le falta un brazo y está incrustado en la pared. El hombre le ve y le dice: "te conozco." Bester responde que había estado en Nueva Zelanda y que siguió su rastro desde allí. No, dice el hombre: "antes de eso."

Stephen Walters gime y pide perdón a Matthew y Fiona y le dice a Bester que su verdadero nombre no es Bester sino Stephen Kevin Dexter, el hijo de Matthew y Fiona Dexter, y que él, Walters, es su padrino. Bester le discute diciéndole que es Alfred Bester y que sus padres fueron asesinados por los Dexters. "Mentiras, ellos lo único que han hecho ha sido contarte mentiras" le dice Walters.

Entonces Bester ve los recuerdos de la mente de Walters: una mujer con el pelo rojo y un hombre con el pelo oscuro que miran con amor a un bebé que hay en una cuna. Después de eso sus propios recuerdos repiten la misma escena, y él está mirándoles a ellos desde su cuna y a Walters, y siente su amor.

"El Cuerpo mató a tus padres" le dice Walters. Bester de repente tiene una PPG en su mano izquierda, y está gritando mentalmente "¡Cállate!" una y otra vez, entonces vacía la PPG en la cara que tiene delante. Cuando está vacía ni siquiera se da cuenta. Sigue gritando y apretando el gatillo.

Lo siguiente que ve es a Erik diciéndole que todo ha terminado e intentando despegarle la PPG de los dedos, pero su mano no se abre.

Capítulo 4 (p.168) Bester, en la cama de un hospital, está hablando con Natasha Alexander sobre su estado. Sus heridas físicas a consecuencia de la redada se curarán pronto, pero los doctores están preocupados por su incapacidad de recordar lo que había ocurrido con Walters, y sobre su mano, porque no hay razón alguna para su discapacidad. No le duele la mano, pero no puede moverla. Natasha dice que debería permitirles que le realizaran algunos escaneos profundos para descubrir qué le había ocurrido.

Una vez Natasha se ha ido, Bester se reconoce a sí mismo que sabe lo que ha pasado. Walters se metió en su mente y utilizó el recuerdo de sus padres y lo retorció para que él dudase de sí mismo. Lo hizo tan bien que si él permitía que le realizaran esos escaneos profundos, incluso alguien creería que era cierto, y si eso ocurría, su carrera se habría acabado.Cree que tiene que haber alguna prueba genética que demuestre que él no está relacionado con los Dexters. Pero alguien podría darse cuenta si lo intentaba comprobar, y Walters incluso podría haber trucado las pruebas. Bester decide olvidarlo todo.

Las heridas físicas de Bester se curan en una semana, pero deciden mantenerle en el hospital para observarle. Al saber que uno de los tres telépatas rebeldes que habían sido conducido vivos al hospital está muriéndose, se presta voluntario para realizar el escaneo en el lecho de muerte. En el sueño del moribundo, él camina por una llanura de nubes negras sobre un caballo negro, vestido como un hussar napoleónico. Bester se une a él a lomos de otro caballo negro y se presenta como Stephen Dexter. El hombre supone que Walters por fin le ha encontrado y le dice que tiene el mismo aspecto que en las fotos de su madre, y eso deja perplejo a Bester. Pero disimula su sorpresa y le pregunta sobre la localización de los códigos de Identidad de las células de la resistencia, arguyendo que Walters la necesita. El hombre tan sólo sabe de la existencia de una, y se la da. Entonces se abre el portal mortal y el hombre se dirige hacia él, agitando un sable.

Capítulo 5 (p.173) De nuevo en la Tierra, Bester sigue soportando las atenciones de los médicos. Le dicen que no tiene nada malo en la mano, pero él no está de acuerdo. Sigue discutiendo con un doctor porque Bester se presta voluntario a realizar escaneos en los lechos de muerte. Ya ha realizado cuatro, tres más de los que la mayoría de los telépatas soportan voluntariamente. Él sin embargo piensa continuar realizándolos. Más tarde le dice a Erik que está agotado, ha realizado su quinto escaneo en un lecho de muerte esa mañana. Erik está preocupado por él.

Bester es llamado a la oficina del Director Adjunto Babineau. Quiere que Bester conozca a Alisha Ross, una P12 que es genéticamente compatible con él. Bester, como siempre, se siente feliz por hacer lo que es mejor para el Cuerpo. Se conocen y deciden que se gustan. Eso es suficiente, así que se casan.

Capítulo 6 (p.181) Bester y su equipo están celebrando el éxito de una cacería en un bar de algún lugar de Brasil cuando recibe una llamada del hospital. Su futitivo está muriendo, y el doctor le pide si le podría hacer un escaneo. Bester se despide del grupo y les da una alegría: tres horas extras antes de volver al trabajo por la mañana. Bester se enfrenta al escaneo con algunos recelos, ya que se da cuenta de que parte de sí mismo ha desaparecido al otro lado cada vez que ha realizado un escaneo, y este es el séptimo.

El fugitivo había sido atacado mentalmente con toda la fuerza por orden de uno de los cazadores de Bester, y por culpa de eso algunos vasos sanguíneos habían saltado por todo su cerebro. Ella había sido una Psico Agente, una de las buenas. De entre los restos de su mente, un chillido arremetió contra Bester y se encontró de repente en Marte. Ella y Bester están tocando un fragmento negro de algo; de repente ese algo es gigante, tiene forma de araña. Entonces ella corre gritando hacia el túnel para pasar al otro lado, él intenta seguirla, pero es demasiado tarde. Él llora mientras aparta sus dedos de la cara de ella.

Durante su vuelo de vuelta a Ginebra decide que no piensa vover a pasar por ningún otro escaneo al borde de la muerte. Está deseando volver al lado de Alisha. Compra flores en Teeptown y entra en su apartamento, allí se encuentra una cena ya consumida para dos sobre la mesa, siente lo que está ocurriendo en la habitación, deja las flores y vuelve a salir de allí. Se vuelve a encontrar frente a la estatua de la plaza, mirando a las estrellas.

Alisha le encuentra allí y le pide disculpas, pero para Bester la confianza entre ellos se ha roto. Diez días más tarde recibe una llamada y se va sin decir palabra. Se ha prestado voluntario para realizar otro escaneo a un moribundo en un hospital de mundanos. A un hombre joven le han disparado cinco veces y se está muriendo pese a los esfuerzos del médico. Esperan al menos identificar al asesino. Cuando es declarado muerto, Bester entra y le sigue todo el camino hasta el límite. Las voces de Bey, Elizabeth Montoya, Walters y su madre le hablan, le dicen que nada hay al otro lado, excepto lo que él lleve en su corazón; se da cuenta de que su corazón está vacío, no ha traído nada consigo. Se despierta y se encuentra a los médicos reanimándole de su propia muerte.

Alisha va a verle al hospital. Trae noticias: está embarazada. Al también trae noticias. Ha pedido un traslado a Marte, y se lo han concedido, y le dice además con firmeza que ella no debe pedir su traslado allí, debido a su estado actual y sabiendo que no soporta los viajes en el espacio bien.

Parte IV: Ascensión (p.191)

Capítulo 1 (p.192) 2253: Bester y su compañera, una mujer joven que se llama Ysidra Tapia, están esperando un tren. La mayoría de la gente parecen mineros y miran a los Psico Agentes con un odio no disimulado. Uno, una mujer que se llama Endra, empieza por meterse con ellos y luego tira un cuchillo a Tapia. Bester la empuja y logra así salvarle la vida, pero casi pierde un brazo. Al mismo tiempo Bester derriba a Endra con un ataque mental y dispara a otros cuatro mineros en las piernas para así evitar un ataque en masa. Después golpea a Endra con un escaner profundo y, inesperadamente, encuentra algo que algún otro P12 ha ocultado dentro de ella. Bester pide asistencia médica y después enseña a la multitud como las autoridades, que lucharon en la guerra de la Tierra contra los Minbari mientras los marcianos les giraban la espalda, no estarían demasiado inclinadas a ayudarles aunque los Psico Agentes se tomaran ciertas libertades con sus mentes, y que seguramente en la Tierra no pensaran que a Endra se la tratara con demasiada violencia. Deja a Endra como un vegetal.

Una vez Tapia ha sido atendida, Bester estudia lo que encontró en la mente de Endra. Había trabajado para el Departamento Sigma como peón y había destapado algo. En el lugar más oculto de su mente, cubierto por la supresión telepática, había arañas. Eso sorpende a Bester porque Endra nunca había estado en la Tierra. ¿Dónde podría haber visto antes una araña? Se acuerda entonces de la fugitiva de Brasil, hacía veinte años. Ella había estado en Marte y su caso tenía algo que ver con las arañas. Bester de momento decide dejar a un lado ese misterio para futura consideración.

Después de volverse a interesar por el estado de Tapia se va a casa, y allí recibe una llamada inesperada. Es Brett, su compañero de habitación de su niñez, está en Marte y le pregunta si quiere ir con él a dar una vuelta por Olympus Mons. Bester nota algo que no va bien, sin embargo decide ir con él.

Bester considera la posibilidad de que Brett haya sido enviado por uno de las muchas personas que le desean la muerte, pero cree que es más probable que Brett quiera algún tipo de favor, posiblemente una recomendación para un ascenso. Una vez están en la montaña solos, empiezan a hablar. Brett ha ido a Marte para hablar con Bester como compañero porque comparten al menos una visión especial de lo que el Cuerpo es y lo que significa. Ha venido porque el Director Johnston no es telépata, dice. Entonces le explica a Bester que el Director Vacit sí era telépata. También le explica lo que ha ocurrido tras las paredes en Teeptown en los años en que él ha estado fuera: resumiendo, que los telépatas ya no dirigen el Cuerpo, que son los mundanos los que lo dirigen y no para beneficio de los telépatas.Están experimentando para convertir a los telépatas en armas. Los que somos telépatas desde nuestro nacimiento, somos alejados de los proyectos negros, y de hecho la mayoría de nuestros ex-compañeros de generación están muertos; Natasha Alexander, en su día de la Brigada Primera y primera jefa del Departamento Sigma, fue asesinada. Bester debería haber sido ascendido a lo más alto ya hace mucho, pero se le ha dado su escuadrón de Omegas Negras para mantenerle ocupado y que no estorbara. El enemigo es Johnston y su círculo más cercano de mundanos y telépatas sometidos a ellos, todos telépatas tardíos (se les manifestó el don bastante después de su nacimiento). Brett le dice a Bester que mire a su alrededor y ve lo que está haciendo Sigma. Por lo menos él está bien situado y puede enterarse de eso. Por lo que se refiere a Brett, ha dejado un rastro tras de sí en sus investigaciones, es demasiado tarde para él.

Brett golpea a Bester, le quita el respirador, y después le golpea en la tripa para que caiga al suelo. Entonces le quita a Bester la pistola y con ella se dispara a sí mismo en la cara. Bester vuelve a coger su respirador y después de pensar qué hacer, coge la pistola de Brett y dispara una vez contra la montaña y vuelve a disparar esta vez a su propio brazo. Después coge su pistola de la mano de Brett y la cambia por la de Brett. Bester baja la montaña dispuesto a eliminar el peligro que amenaza a sus telépatas.

Capítulo 2 (p.204) Bester y sus tropas están persiguiendo a un telépata llamado McDwyer en un hotel de lujo abandonado en Tharsis. McDwyer es un buen hombre que no se habría convertido en fugitivo, pero que se ha vuelto loco y ha matado a muchos de los ocupas que se esconden en el hotel, y su estado tiene algo que ver con Sigma. De hecho, un equipo de Sigma acaba de llegar, están fuera. Bester le dice a uno de los suyos, Donne, que los entretenga como sea sin descubrir su plan.

Bester encuentra a McDwyer, quien le muestra su locura: imágenes de arañas y erizos de mar negros, sentimientos dolorosos, y deseos totalmente alienígenas que se agolpan en su cerebro antes de que ponga de nuevo sus defensas en acción unos segundos después. McDwyer progresa en su ataque atravesando las defensas de Bester y cuando Bester contraataca, el cerebro de McDwyer no reacciona como el de un humano. Bester logra reponerse, dañando así más el cerebro de McDwyer. McDwyer le envía un "gracias" mientras se desvanecía.

En ese momento llegan las tropas Sigma, y su comandante intenta imponer su autoridad sobre la de Bester. Afirma que el hombre llevaba información secreta, y sospecha que la gente de Bester ha estado poniendo rastros falsos para retrasarles. En cualquier caso quiere que Bester sea interrogado. Bester dice que está preparado para eso.

En Syria Planum, el cuartel general del Departamento Sigma, Bester suelta un farol a Aubrey Pierre-Louis, el jefe del departamento, un hombre cuyo conocimiento ha estado cultivando cuidadosamente durante dos meses, desde la muerte de Brett. Aubrey le dice que no necesita que le expliquen nada, no necesita saber nada, y que tiene derecho a estar enfadado por ello si quiere. Bester dice que tiene derecho a saber lo que está ocurriendo y tiene la obligación de estar enfadado, y que piensa pasar por encima de su cadáver si hace falta. Bester sabe que si Aubrey no cede, está acabado, pero tiene suerte. Conseguirá saber qué es lo que pasa en Marte, aunque el jefe del Departamento le advierte que lo que va a saber es alto secreto.

Bester mira la cosa que está a medio excavar y que había puesto las visiones de arañas en Endra y McDwyer y en otros. Creen que es una nave; creen que está viva. Y McDwyer se volvió loco con tan sólo tocarla. Tan sólo verla le recuerda a Bester su encuentro con Vacit: ten cuidado con las Sombras, le había dicho. Aubrey dice que la cosa fue enterrada a propósito, quizá hace dos mil años. Planean estudiarla, ver cómo funciona.

Bester le sugiere a Aubrey que en el futuro deben cooperar más estrechamente.

Capítulo 3 (p.211) No tienen que esperar mucho hasta que algo ocurra. Tres días más tarde Bester recibe una llamada de alguien con quien nunca había tratado antes. El Director Adjunto Menendez. Menendez lo va a separar del Omega Negra para que se haga cargo de la investigación en la Colonia Beta. Deberá viajar hasta allí en un transporte de pasajeros, solo, al cabo de dos horas. Bester se imagina que esta vez no le están simplemente apartando, sino que le están preparando unas vacaciones permanentes. Seguramente ha llegado demasiado lejos.

Lyta Alexander, una interna en la MetaPol, se encuentra con Beste en el puerto espacial de la Ciudad Beta. Le dice que la han enviado a ella a recogerle porque están faltos de personal. Dos de sus hombres han sido asesinados en las últimas dos semanas por un asesino en serie conocido como el "Cegador", alguien que mata sólo telépatas. De hecho, han encontrado otro cadáver hace unas horas, y el jefe de la estación ha salido. Han intentado evitar que los agentes locales estén por la zona mientras se esperaba la llegada de Bester. Bester le dice a Lyta que le lleve al lugar del crimen inmediatamente.

Los policías mundanos ya están allí cuando ellos llegan. Un Capitán Stesco está a cargo de la escena y se excusa por no haber sabido que fue el Cegador el que mataba hasta después de investigarlo. También le deja saber que comparte con la mayoría de la población la aversión contra los telépatas. Los telépatas tenían prohibida su entrada en Beta hasta que se firmó un acuerdo comercial, gracias a una ley unos años atrás.

La víctima del asesinato, una mujer joven, fue encontrada desnuda, colgada del techo. Los policías la habían descolgado de allí, en contra del procedimiento. Bester hace que Stesco saque a los suyos de allí para poder hablar en privado. Mientras Stesco lo hace, Bester consigue enterarse de más detalles gracias a Lyta. A la víctima se le sacaron los ojos, se le cosió la boca y se le taparon los oídos con algo así como silicona. La causa de la muerte fue la asfixia: el asesino le tapó la nariz. Siguió el mismo modus operandi en el resto de asesinatos, excepto en el caso de los dos Psico Agentes, estos fueron algo distintos.

Cuando volvió Stesco, Bester le paraliza sin miramiento alguno y le realiza un escaneo de nivel medio, después le realiza unos ajustes para que no se acuerde. Una vez lo hace volver, Bester envía fuera a Stesco. Lyta está horrorizada. Bester le dice que creía en seguir las normas al pie de la letra cuando era joven también pero que ahora, a veces pone la justicia por encima del procedimiento. Y ahora sabe que Stesco no es el asesino, no sabe quién es y no quiere saberlo, porque sea quien sea, le está haciendo un favor a la colonia. Pero sí que sabe una cosa que no le ha dicho al Cuerpo: sospecha que la semana pasada hubo un asesinato relacionado con este caso, de un mundano llamado Jack Finn.

Lyta le dice a Bester que casi atrapan al asesino la primera vez: el sistema de seguridad de la víctima había enviado un aviso, pero se respondió a él demasiado tarde. Desde entonces parece haber encontrado el modo de saltarse la seguridad.

Lyta recibe una llamda del jefe de la estación, Anne Mallory, quien querría encontrarse con Bester cuando a este le fuese bien. Bester está encantado: ella es una ex-colega, y él y Lyta van directamente a la estación.

Mallory siente no poder poner a su disposición a otra persona para que le escoltara, y también se sorprende de que Bester no haya traido a nadie de los suyos consigo. Hablan del asesinato de los dos agentes. Eran una versión rápida de los otros, con cinta y pegamento en vez de coserles la boca. Bester ha visto otro detalle en los informes: todos los orificios del cuerpo de las víctimas fueron cosidos, o taponados en el caso de los agentes. Se imagina que tiene algo que ver con las creencias religiosas del asesino. Le pide a Anne que le prepare una entrevisa con los criados, el cocinero de la última víctima.

Tras la reunión Lyta lleva a Bester hasta su hotel. Él reservará una habitación allí porque no hay una pensión del Cuerpo. Todos excepto Lyta viven en viviendas privadas.

En su habitacion Bester se descarga un informe sobre la investigación, se da un baño caliente para relajarse de los efectos de la alta gravedad de Beta. Lee que todas las víctimas excepto los agentes eran telépatas comerciales: lógico, ya que tienen más contacto con los normales, y que han sido asesinados en sus hogares. Comprueba sus amistades y tratos de negocios , pero no muestran relación alguna.

Para aclarar sus ideas Bester decide "escuchar" la ciudad, y nota que no hay nada. Depués se da cuenta de que sus reacciones físicas se encuentran adormecidas, intenta salir de la bañera. Entonces ve a un hombre vestido de negro y con una capucha entrar en el cuarto de baño.

Capítulo 4 (p.225) El hombre le apunta con una pistola Narn. No tiene prisa, le da a Bester la oportunidad de levantar su PPG y dispararle. El primer tiro hace saltar agua de la PPG y falla su tiro, pero el segundo le da en el hombre, mientras un dardo de la pistola choca contra un azulejo. Bester sale a toda prisa de la bañera, parte del veneno del dardo entra en su piel.

Bester es incapaz de leer al hombre. Supone que le ha puesto en el baño algún tipo de droga. Intenta interrogar al hombre tan pronto como se le despeja un poco la cabeza, pero el hombre necesita atención médica. Mientras Bester empieza a pedir ayuda, el hombre se mueve y consigue saltar por el balcón y muere. Bester pide ayuda a Lyta.

A la mañana siguiente Bester y Lyta hablan del caso mientras desayunan. El asesino, que se hacía llamar Koste, no era el "Cegador". Según las pistas parciales que habían conseguido, estaba claro que era un asesino profesional, pero su misión era hacer creer que la muerte de Bester era trabajo del Cegador.

Lyta informa que han hecho averiguaciones sobre Jack Finn. Murió a puñaladas; se encargaba de distribuir la información y el flujo de energía en la ciudad, y era Adamita, como lo eran la mitad de la población de Beta (eso significa que odia a los telépatas). Bester deduce que Finn hubiese sido uno de los principales sospechosos, si no fuera porque había muerto, ya que tenía acceso a todos los sistemas de seguridad de la ciudad.

Bester mira los informes de la investigación y pregunta acerca de los dos agentes. Fueron asesinados en sus casas la misma noche, y las versiones resumidas del ritual se podrían explicar fácilmente si el asesino necesitaba terminar antes de una fecha límite arbitraria. Encarga a Lyta la tarea de encontrar algún tipo de patrón en lo que se refiere al momento de las muertes.

Bester dirige el "interrogatorio" de los criados de la última víctima mientras Lyta está sentada con su bloc de notas, sin duda trabajando en el asunto del momento de la muerte y fingiendo que no sabe lo que Bester está haciendo. Anne ayuda a Bester en su tarea. Bester consigue lo que saben y les borra sus recuerdos con un escaneo. Desgraciadamente no saben nada útil sobre el asesinato.

Esa tarde Lyta consigue resultados. El día de Beta tiene 2,5 horas menos que el de la Tierra. Según la hora standard terrestre, todos los asesinatos tuvieron lugar entre la medianoche y la 1 de la mañana: la hora bruja.

Bester entonces se da cuenta de todo y le explica a Lyta:

Bester: "Imagina que tú eres Finn. Odias a los telépatas, les desprecias. Tu padre vino hasta la colonia Beta para mantenerte alejado de ellos, y además creciste creyendo en una religión que predica la destrucción de los telépatas. Y ahora, de repente, el consejo de la colonia vota que se permita que los telépatas comerciales trabajen aquí. Ves como ellos se hacen ricos mientras tú, un funcionario tienes que vivir con lo poco que tienes. Les odias, pero eres demasiado tímido para hacer algo, entonces tu frustración aumenta"

"Entonces lees las noticias sobre el primer asesinato. Entiendes al asesino, por lo menos alguien está haciendo algo. Pero te das cuenta, al comprobar la información de seguridad de esa noche, que casi pillan al asesino. Bueno, tú puedes olucionar eso, le puedes ayudar. Puedes hacer que las llamadas de seguridad desaparezcan."

Lyta: "Pero Finn está muerto, durante el último asesinato..."

Bester: "Sí, pero eso no importa. Tú tenías razón al decir que era difícil desactivar sistemas de seguridad uno a uno. Pero eso no es lo que hizo él. Finn pensó lo mismo que tú, que la hora de los asesinatos siempre era la medianoche hora terrestre. Puso un temporizador para la ciudad. Te garantizo que cuando lo comprobemos veremos que a la medianoche, hora terrestre, el sistema entero se paraliza unos segundos, se desconecta, y vuelve a encenderse. En otras palabras, Finn abrió todas las casas durante un minuto cada noche, sabiendo que sólo una persona podría aprovecharse de esa circunstancia: el asesino."

Lyta: "¿Nadie más se dio cuenta?"

Bester: "No había razón alguna. El pequeño apagón no afectaba a bancos y negocios, ya que sus sistemas son lo suficientemente inteligentes para saber cuándo no están activados.Pero los sistemas de seguridad de las casas no lo son. Por otra parte, nuestros dos policías sí que se lo figuraron. Y también el detective Stesco. Él sabe por qué murió Finn"

El asesino supo de Finn porque .... Finn debió jactarse de ello ante alguien más.

Bester decide que ya es hora de ir a ver al Capitán Stesco.

Capítulo 5 (p.232) "Esta vez tendrán que limpiarle" le dice Bester a Lyta, quien se siente enferma al ver como tiembla el cuerpo de Stesco. Bester llama a Ann y la invita a tomar algo.

Los tres telépatas entran en el bar de Adamitas. Bester les dice a las treinta personas que hay allí que están rodeados y que les van a interrogar en la habitación trasera, de uno en uno. Bester y Anne se turnan para escanearles, hasta que llega el sexto, entonces Bester le pide a Lyta que realice uno. Quiere que ella se implique del todo en el asunto. Lyta cumple y Bester la ayuda. El número ocho entra en la habitación con una PPG. Él es el hombre y Bester le paraliza mientras Lyta le quita la pistola y Ann le maniata. Lyta supone que Bester lo entregará a las autoridades Terrestre, como es lo normal, sin embargo Bester advierte que todas las pruebas que han conseguido han sido obtenidas mediante escaneos ilegales. Tiene otros planes para el asesino.

Más tarde Lyta sigue furiosa por lo que le han hecho al asesino [ver el episodio "La cara del enemigo"]. Ha solicitado un traslado, va a pasarse al trabajo comercial. Bester le dice que algún día lo entenderá pero ella no está de acuerdo. Bester se pregunta si Lyta y no Koste, tal vez fuera el agente de Johnston que estaba contra él, ella podría hundirle si hablara sobre lo que habían hecho, pero finalmente decide que seguramente no era ella.

Capítulo 6 (p.237) Bester, en su Starfury de Omega Negra, espera que otra nave llegue hasta un asteroide, uno que tiene como panales y que tiene túneles de minería abandonados y que él ha utilizado alguna vez para sus propósitos. La nave llega y desaparece dentro del asteroide, Bester la sigue hasta dentro. Dentro encuentra a un hombre joven, atado y atendido por dos de sus hombres.

Bester interroga al hombre, primero le intenta convencer de que la gente del Director para quienes trabaja son los traidores del Cuerpo Psíquico. Le pregunta acerca de la nave que se encontró en Marte, la que se había llevado otra nave igual. Averigua que la nave fue seguida hasta un mundo al borde de los confines llamado Alfa Omega 3, y que planean enviar un equipo arqueológico allí para realizar un seguimiento. Al escanear al chico, Bester averigua que no mentía, y que además puede proporcionarle algún detalle más, quizá algunas caras, no más.

Al chico todavía le quedaban dos semanas libres, así que Bester ordena que le "reconstruyan", que le den recuerdos de unas vacaciones agradables y que después le suelten. Pero deben dejar una "llave" dentro para que Bester pueda volver a entrar si lo vuelve a necesitar.

Bester felicita a su equipo, elogiando a la Srta Donne por su gran trabajo. Le pregunta si está lista su "cita", y ella le asegura que le complacerá. Le dice a Donne que necesitan saber más de lo que ocurre dentro de la IPX y que es necesario conseguir meter a alguien en la nave de expedición. Ella le dice que lo arreglará. [ver La Sombra en el Interior]

Bester se marcha a su transporte. Después de embarcar conversa con un protegido llamado Byron, hablan sobre los trabajos de Ayn Rand, que Bester le ha pedido que se lea. Le está preparando para que sea un líder.

Bester planea la caza de un fugitivo, es una misión importante. El desvío hast el asteroide había sido una distracción para poder llevar algunos asuntos en secreto. La mayor parte de la tripulación del transporte eran de su círculo de confianza, otros, como Byron todavía no era necesario que supieran de todo lo que Bester hacía.

El hombre al que perseguían era casi seguro que se dirigía a Io, esperando que podría utilizar la puerta de salto que allí había. Tenían que detenerle, pero no había prisa, ya que había un localizador en la nave robada del fugitivo. Sabía por su trayectoria que iba a Júpiter, así que le podrían atrapar fácilmente.

Ahora era más importante saber acerca de la expedición que se dirigía hacia los confines. Bester lee el informe que Donne le ha enviado sobre el Icarus. Ve el nombre del Capitán Hidalgo, está satisfecho ya que Hidalgo le debe algunos favores. Faltan unas semanas antes de que la tripulación sea escogida, eso le da tiempo para poder concentrarse en la cacería y en su próxima "cita".

Capítulo 7 (p.244) Faltan ocho horas para poder interceptar al fugitivo. Bester le dice a Byron que está listo para salir esta vez. Byron no está seguro. Bester le muesrra la película Rashomon como lección.

Tapia Ysidra, Bester y Byron están solos en el puente, mirando como se aproxima Júpiter. Ysidra está siguiendo la nave del fugitivo, la radiación EM del planeta sirve de pantalla contra los sensores. Bester le ordena a Byron que intente localizar a su presa con el telescopio, pero Byron no logra detectar nada. Bester dice que la línea de larga distancia es difícil de seguir, Byron no debe preocuparse.

Se acercan a la nave, tiene por lo menos cincuenta años. Les lanzan dos misiles, pero ellos los destruyen sin dificultad. Entonces les dispara un láser. Los de Bester lo interceptan. Entonces lanzan sus Starfuries para atrapar la nave. Ni Byron ni Bester sienten que el fugitivo esté dentro de la nave. Bester decide ser cauto y ordena a Tapia que contacte con el agente que situó el detector en la nave. Necesitan su número de Identificación y la configuración de la nave que han pinchado. Parece ser que el agente que puso el detector lleva dos días desaparecido.

Bester les ordena a Tapia y a Byron que se alejen de la nave, y él enciende sus motores. La explosión del remolque deja el Starfury de Bester hecho una ruina y Byron pierde dos motores, pero Tapia en el transporte ha sufrido daños menores. Bester debe abandonar su nave y esperar que Tapia envíe alguien a rescatarle.

Mientras espera, explica que el fugitivo no había estado nunca a bordo de aquella nave. Era una trampa mortal para matarles. Byron está furioso por las malas intenciones de los fugitivos. A Bester le parece gracioso, piensa para sí, después de todo es posible que fueran los fugitivos los que le hubiesen tendido esa trampa.

Su transporte se acerca a la luna helada de Ganímedes. Contactan con la base secreta del Cuerpo Psíquico para que les permitan aterrizar, justificando que han sufrido daños durante una batalla. Cuando desembarcan el comandante de la base, un tal Sr. Drew les saluda con un "Bienvenidos a la Casa Helada" aunque no está precisamente contento por tener a estos visitantes. Drew está preparando te cuando un civil entra en la sala. Se llama Morden, un arqueólogo, está en la Fuerza Terrestre, no en el Cuerpo Psíquico, y a la pregunta de Bester responde que no sabe todavía por qué está allí. Pero esperan visitantes aunque éstos no son Bester y su tripulación. Cuando Bester pregunta a quién esperan, Drew le responde que es información clasificada.

Bester está casi dormido cuando cuatro guardias armados con rifles PPG entran de golpe y se lo llevan.

Capítulo 8 (p.254) En la mente de Bester, por un momento él es un niño de seis años al que se llevan las Risas ante la presencia del Director Vacit. En el momento presente es conducido ante el Director Johnston flanqueado por sus dos telépatas personales. Johnston le pregunta "¿Qué hace usted aquí?" Bester responde que la respuesta depende de lo que Johnston quiera decir con su pregunta. Le dice que según lo que le haya querido preguntar está aquí porque los hombres de Johnston le trajeron hasta allí. O están en esa parte del espacio por la persecución de un fugitivo, bien documentada. Pero cree que la verdadera que Johnston le quiere hacer es: "¿Por qué está usted aquí vivo cuando se suponía que debería estar muerto?"

Johnston le dice a Bester que es un estúpido si piensa eso y aún así ha venido hasta allí. Johnston tiene la intención de matar a Bester y disgregar a su tripulación. Bester quiere hablar. Johnston ordena a sus dos guardias personales que maten a Bester, pero Bester dice dos palabras, Hugin y Munin y entonces envía unas claves a las mentes de los guardias. En vez de obedecera Johnston ambos dan un paso atrás. Hugin y Munin, le explica Bester, eran los dos cuervos de Odín. Johnston está desagradablemente sorprendido, pero dice que los guardias que hay fuera le matarán. Bester dice que lo siente pero que no será así. Acaba de matarles. "Hugin" entonces dispara con cuidado al muslo de Bester y "Munin" se sitúa frente a la pared tras Johnston y explota, volando la pared y derritiendo una gran cantidad de hielo que hay detrás, y que entra en cascada dentro de la habitación mientras Bester sale saltando por la puerta. Queda sellada tras él y Bester está en el suelo sobre unos centímetros de agua helada. Drew ayuda a que Bester se incorpore y Bester pide que traigan ayuda para el Director, es demasiado tarde, por desgracia.

Más tarde, Byron dice que no entiende cómo esos telépatas rebeldes lograron entrar y matar al Director, pero está contento de que Bester haya sobrevivido.

Donne llega y pregunta si su "cita" fue bien. Muy bien le responde Bester. Ella tiene un informe. Una tal Anna Sheridan estaba experimentando con unos artefactos alienígenas y llamó a un telépata comercial llamado Terrence Hilliard para que escaneara un artefacto. Su cerebro se convirtió en gelatina, dice Donne, y también pasó lo mismo con todos los telépatas de bajo nivel que había en tres millas. Bester ordena que los artefactos sean confiscados y ordena a Donne que vaya en la expedición. Ella está orgullosa y emocionada por ese trabajo. Bester le advierte que será mejor que se guarde sus "satisfacciones personales". [Ver La Sombra en el Interior]. Media hora más tarde Bester recibe un mensaje que le alegra el día.

Dice que esta vez quiere dar una verdadera muestra de fuerza. Tiene siete Starfuries y piensa llevárselas todas para esta misión. Mantendrán el transporte a una distancia segura y les obligarán a que expulsen a los telépatas fugitivos en una cápsula vital.

Contempla orgulloso como sus Starfuries toman posición alrededor de la nave de los fugitivos. Invita a Byron a que haga los honores, y Byron ordena que la nave deje salir a los telépatas. Desarmados, obedecen enseguida. Después Bester le ordena a Byron que destruya la nave y para asegurarse de que Byron le obedece, hace que los demás Starfuries apunten al de Byron. Para salvar su propia vida Byron finalmente decide disparar a la nave. Bester está orgulloso de su protegido. [Ver el episodio Fénix Resurgiendo]

Epílogo (p.264) Kelsey tiene malas noticias para Bester. Byron se perdió durante una pelea con rebeldes en Venus. Se sabe por la telemetría que uno de sus depósitos de gasolina fue alcanzado y perdió el control de la nave, después desapareció de la vista de los demás Starfuries sobre el horizonte planetario. Su última trayectoria conocida sugiere que cayó sobre la superficie de un planeta, seguramente murió.

Según las transmisiones del Icarus que han logrado captar de la IPX, concluyen que el Icarus se ha perdido. Eso quiere decir que también han perdido a Donne.

Bester ahora tiene nuevas órdenes: la persecución de Jason Ironheart, del que se sabe que se dirige a Babylon 5 [ver el episodio Guerra Mental]. Bueno, Bester no ha estado nunca allí. Quizá una persecución es lo que necesita para conseguir que su mente se recupere de esas pérdidas. Por la ventana ve una tormenta de polvo formándose y oye el chillido del viento marciano.

Continúa con: AJUSTE DE CUENTAS FINAL: EL DESTINO DE BESTER